Coronavirus en Gran Bretaña: “nueva normalidad” con fuertes restricciones y críticas a Boris Johnson



La “nueva normalidad” en Gran Bretaña implica un alto costo de libertad a pagar para sus ciudadanos para poder retomar una vida en el reino, tras su tardía cuarentena por el coronavirus. La “hibernación” terminará el 4 de julio. Pero comienza un período con muchas restricciones para considerarlo la “vieja normalidad” y un reclamo de “accountability” tras la pandemia por parte de los británicos a su gobierno.

La hora de “rendir cuentas” para el primer ministro Boris Johnson, cuando llueven los juicios de ciudadanos y empresas pos coronavirus y él no quiere analizar la posibilidad de la llegada de una segunda ola del coronavirus al país, cuando ya ha tenido ocho visiones diferentes con Sir Chris Whitty, el jefé médico de su gobierno.

La apertura en Gran Bretaña es bastante restrictiva para los hábitos de los británicos. Si bien no son leyes, son recomendaciones que deberán cumplir bajo vigilancia policial si no quieren que una segunda ola -que el premier se niega a considerar- regrese.

Cualquier reunión de más de 30 personas está prohibida. Desde casamientos a funerales, ninguno podrá convocar más que ese número hasta nuevo aviso. La policía tendrá el poder de disolver la ceremonia si no cumplen.

Una imagen de Oxford Street, en el centro de Londres. El 4 de julio se retoman las actividades, con fuertes restricciones para evitar contagios de coronavirus./ BLOOMBERG

Esta decisión más que nada quiere evitar que se multipliquen las marchas de “Black Lives Matter” y su campaña de movilización en todo el país contra el colonialismo y el esclavismo, que acosan al gobierno. La policía puede impedirlas tras estas nuevas regulaciones.

Boris Johnson podrá cortarse su mata rubia de pelo oxigenado si su coiffeur desinfecta las tijeras y navajas, entre cliente y cliente. Una decisión igual para los peluqueros y barberos.

”Nadie está en mayor necesidad de un peluquero que yo”, bromeó Boris. Pero los peluqueros deberán usar visores transparentes, solo podrá haber una persona en el salón por riguroso turno, no podrá leer revistas porque están prohibidas al igual que la manicura. Todos separados por un metro de distancia, con barreras de plástico. ”Small talks” al mínimo y menos chismes. La mejor actitud del peluquero será permanecer mudo frente a su cliente para no contagiar y sumergirse dentro de su visor transparente.

Mirá también

Vacaciones vigiladas

Los hoteles, campings y hostels deberán minimizar los contactos entre ellos y sus huéspedes y sanitarizar el área todo el tiempo. Las llaves deberán ser higienizadas entre visitante y visitante y los veraneantes deberán usar máscaras en corredores y todas las áreas compartidas. Los lugares de entretenimiento compartido, desde salones de televisión a jardines comunes, permanecerán cerrados. Las propinas en efectivo están desalentadas y los hoteles no podrán alojar convenciones o eventos multitudinarios.

“Room Service” será la norma. Los mozos deberán dejarlo en la puerta y el huésped recogerlo, así como sus valijas.

En los clásicos pubs de Londres los clientes deberán dejar sus datos de contacto para poder rastrear posibles casos de Covid. /BLOOMBERG

En Gran Bretaña todos serán invitados a usar pagos sin contacto y cada cliente debe ser interrogado sobre si tuvo o no coronavirus y decir la verdad.

A lo largo de 21 días, todos los que llegan a los pub deben dejar su nombre, su mail, su número de contacto y no sentarse en el bar. A las bebidas deberán pedirlas vía una aplicación en su teléfono. Los “tracers” o buscadores del virus podrán utilizar esos datos para rastrear los contactos sociales del contagiado.

Un cartel en el centro de Londres recuerda que debe mantenerse una distancia de dos metros entre persona y persona. /BLOOMBERG

Entrar espontáneamente al bar y hablar con el barman también estará prohibido. Un miembro del staff debe servir cada mesa y recoger todos los vasos y depositarlos en el bar.

Conversaciones o gritos en los lugares públicos están desaconsejados. La saliva transmite y contagia. Hablar en voz baja es la consigna obligatoria. Los bares y pubs no deben emitir música que aliente a la gente a cantar y lo mismo sucederá en un partido de fútbol.

Mirá también

El tango, prohibido. No guarda la distancia social. Cualquier “danza comunitaria” sigue siendo interdicta en el reino, al igual que teatros, dramas y comedias. El show bussinnes al borde de la quiebra y rogando auxilio.

Muchas personas seguirán trabajando desde su casa. Pero los que deben volver a su oficina estarán separados por barreras y vidrios y mantener la distancia social obligatoria. Para subir al ascensor deberán mirar la pared para prevenir el contagio. Las empresas deben proveer a los trabajadores su almuerzo en cajas.

La famosa taza de té ofrecida al el plomero que llega a arreglar la avería está prohibida en Gran Bretaña. Las puertas interiores de casas y fábricas deben permanecer abiertas para que nadie toque los picaportes. En el caso de que un equipo de trabajadores deban compartir un vehículo, las ventanillas van a permanecer abiertas para que entre el aire. Las herramientas deben ser compartidas por la menor cantidad de personas.

Mirá también

En los locales y comercios, los empleados deben comunicarse por radio para que no se acerquen y evitar el contagio. No se puede hacer shopping en familia. De a uno para reducir la congestión.

En los casinos se van a establecer puntos para recoger y arrojar las fichas, que serán limpiadas sistemáticamente.

Los gimnasios continúan cerrados. La Baronesa Tanny Grey Thompson escribió al primer ministro para advertirle que, si las instalaciones para hacer deportes continúan cerradas, la salud física y mental de una generación va a estar seriamente afectada por el encierro.

París, corresponsal

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1