Coronavirus en España: más de medio país en la última fase para salir de la cuarentena



Más de la mitad de los españoles estarán, a partir del lunes, en el último casillero del juego de la oca que diseñó el gobierno para transitar, gradualmente y por territorios, hasta la salida definitiva de la cuarentena que impuso la epidemia de coronavirus​.

Casi tres meses después del decreto del estado de alarma que aún sigue vigente, el 52 por ciento de España, es decir, más de 24 millones de personas vivirán la Fase Tres del plan de deshielo hacia una normalidad que aquí le tomaron el gustito de adjetivar con un “nueva” pero que, en realidad, nadie sabe bien cómo será.

Ser un ciudadano de la Fase Tres es contar con permiso para sumar amigos o familiares a la mesa, a las bodas, a los velorios. Permite colmar la mitad de cines, teatros y museos, dar una vuelta por el shopping y hasta ir a una disco, que sólo podrá permitir el ingreso a un tercio de las personas que podría alojar.

Todo esto se podrá hacer en Andalucía, en Aragón, en el País Vasco, en Galicia, en Navarra, en Asturias, en Extremadura, en La Rioja, en Cantabria, en Murcia, en las islas Canarias y Baleares y la ciudad autónoma de Melilla.

El 48 por ciento restante de España vivirá la próxima semana en Fase Dos: son Madrid, Castilla y León, la Comunidad Valenciana, Ceuta, parte de Cataluña y de Castilla-La Mancha y podrán disfrutar, entre los permisos que concede esta fase intermedia, la abolición de los horarios para salir a la calle, excepto para los mayores. Reuniones de hasta 15 personas, comer o tomar algo tanto dentro como fuera de bares y restaurantes, hacer visitas a residencias de mayores, nadar en piscinas o ir a la playa y darse un chapuzón en el mar.

Mirá también

Decisiones por región

“Estamos en la etapa final de la fase de desescalada pero todavía estamos en fase de desescalada por lo cual la máxima focalización nuestra tiene que estar en completar adecuadamente este tramo final”, dijo el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y repitió lo que el presidente Pedro Sánchez anunció la semana pasada: que a partir de la Fase Tres, son los presidentes de las comunidades autonómicas quienes recuperan la potestad absoluta de decidir medidas y plazos, como la duración de la última fase antes de hacer pie en una vida cotidiana no regulada desde el Palacio de la Moncloa, en Madrid.

El estado de alarma que el gobierno de coalición PSOE-Podemos declaró el 14 de marzo le permitió centralizar las decisiones y restringir los movimientos de los 47 millones de españoles para evitar que el virus se siguiera propagando.

Los cilentes hacen fila para entrar a un local de venta de ropa en Barcelona, este jueves. /AP

Fue una medida extraordinaria que Pedro Sánchez renovó cada quince días y que verá su fin el 21 de junio.

Excepto Extremadura, todas las autonomías en Fase Tres anunciaron este sábado que permitirán desplazamientos dentro de sus territorios a partir del lunes.

España encara este último peldaño hasta superar las tres fases, abolir el estado de alarma y dar por superada la crisis sanitaria en la que la hundió la pandemia sabiendo que el 95 por ciento de su gente no estuvo en contacto con la enfermedad.

El presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez, y otros miembros de su gobierno, este viernes, en el Palacio de la Moncloa, durante un homenaje a los muertos por coronavirus en el país. /EFE

El estudio que el Ministerio de Sanidad está realizando para saber qué porcentaje de la población desarrolló anticuerpos contra el Covid-19 señala que apenas un 5,2 por ciento de los españoles, es decir, unos 2.400.000 se infectaron y se inmunizaron.

El uso del barbijo seguirá siendo obligatorio cuando toda España haya aprobado las fases del desconfinamiento y se asome a la vida sin restricciones de movilidad. Quien no lo use podrá ser multado con 100 euros.

Regreso a los museos

En Madrid, este sábado reabrieron los museos más exquisitos que la ciudad venera como tesoros. El Prado, el Reina Sofía y el Thyssen-Bornemisza volvieron a recibir visitantes que, por este fin de semana, no pagarán entrada.

De ahora en más, sólo se puede ingresar a estos museos con barbijo y reservando online el día y la hora de la visita. Hasta para esas dos horas gratis que tanto El Prado como el Reina Sofía ofrecen a diario es preciso sacar el ticket a través de la web del museo.

Una fila frente al Museo Reina Sofia, en Madrid, este sábado, en una nueva fase de salida de la cuarentena. /REUTERS

En El Prado desinfectan las suelas de los zapatos al entrar y le toman la temperatura a todo el mundo. De los 8.000 visitantes que recibía por día antes de la pandemia, hoy sólo pueden ingresar 1.800. En el Reina Sofía, el público no podrá superar un tercio de la cantidad de personas que lo recorrían cada día: por ahora, no serán más 938 por jornada.

Mirá también

Este sábado por la mañana, el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodriguez Uribes, estuvo presente para la reapertura del museo y se fotografió delante del Guernica, la pintura monstruosa en la que Picasso retrató los desgarros de la guerra en la ciudad vasca de Guernica, bombardeada por aviones alemanes e italianos en 1937.

En esta era covid, la sala en la se luce la obra, que el público tenía prohibido fotografiar, sólo admite a 30 visitantes a la vez. A las dos de la tarde, la fila adentro del museo para ver el Guernica era casi de una cuadra. Hubo que esperar pero valió la pena: el premio para los visitantes del día de la reapertura fue tener permiso para fotografiarlo y hasta hacerse una selfie con el cuadro detrás.

Madrid. Corresponsal

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1