Coronavirus en el mundo: cómo se explica la segunda ola de contagios



Luego de casi dos meses sin casos de coronavirus, Beijing se encontró en los últimos días de golpe con un nuevo brote y 137 positivos. Tras relajar restricciones en mayo por la baja en la cantidad de infectados, Irán​ sufrió un promedio de 3 mil casos por día en la primera semana de junio. La India también se encontró con un alza en sus positivos luego de disponer una reapertura de su economía.

En diversas partes del mundo, el virus reaparece con fuerza en lugares en donde se creía que la tendencia decreciente ya era irreversible. Más que una segunda ola de contagios provocada por una mutación del virus, la situación está más ligada a reaperturas apresuradas y a un relajamiento de los controles, en donde un virus altamente contagioso, que no tiene cura ni vacuna, volvió a encontrar un canal de circulación.

El caso de Beijing tiene semejanzas calcadas con el epicentro de la aparición del coronavirus, ocurrido en diciembre pasado en la ciudad de Wuhan. En el caso de la capital de China, el foco del brote es un enorme mercado en el sudoeste de la ciudad llamado Xinfadi.

China reaccionó al nuevo brote de coronavirus desplegando trabajadores sanitarios rápidamente por la ciudad. / AFP

El mercado es el responsable del 80% de las frutas y verduras que se comercializan en toda la ciudad, y se estima que miles de personas lo visitan todos los días. A diferencia de lo sucedido en 2019, esta vez el gobierno decidió actuar con rapidez, y procedió inmediatamente a cercar once barrios en donde se dieron los positivos.

También aceleró sus esfuerzos de chequeo y rastreo: cerca de 100 mil “trabajadores para control epidémico” fueron desplegados por la capital. Entre sus tareas está la de recorrer las zonas afectadas para organizar testeos donde haga falta, hacer controles de temperatura, recordarle a la población las medidas de higiene, llevar un registro de las personas que se testean, y muchas más.

Mirá también

Se suspendieron las clases, y las actividades en bares, restaurantes y gimnasios también se detendrá.

Las autoridades chinas afirman que no buscan volver al modelo de cuarentena estricta, sino enfatizar la necesidad de practicar todas las medidas de higiene y protección que son conocidas para lidiar con el virus. Luego de 55 días sin casos positivos, los habitantes de Beijing prácticamente habían vuelto a la normalidad habitual que conocían antes del coronavirus.

El estatus de emergencia subió del Nivel 1 al Nivel 2 (el Nivel 3 es el más alto, y el que rigió durante el período de la cuarentena más dura). En la práctica, esto quiere decir que la población es libre de circular, pero se volvieron a poner en práctica los controles de temperatura antes de entrar a un comercio o complejo residencial.

Para Hsu Li, quien es dueño de un restaurante en Beijing, la noticia se sintió como un “puñetazo en el estómago”. “Todos estábamos optimistas, recontratando y entrenando personal nuevamente, y ahora escuchar que las cadenas se suministro vuelven a cortarse, toda esa expectativa se cae por la borda”, se lamentó a la cadena Al Jazeera.

Reaperturas aceleradas

A diferencia de China, que ensayó la reapertura tras un período sostenido sin infectados, Irán fue mucho más temerario. Luego de picos de más de 3 mil infectados por días, experimentó una baja a mediados de abril, a poco menos de 1000 por día.

Fue con esos guarismos que se empezó la fase de reapertura. Primero fueron los parques y el viaje entre provincias, luego las mezquitas, y, finalmente, a fines de mayo, reabrió bares, restaurantes y centros deportivos.

Los casos de coronavirus en Irán volvieron a subir drásticamente en junio. / AP

El resultado fue catastrófico. No sólo volvió a los niveles de infectados que tenía en su peor momento, sino que los casos, que estaban concentrados mayoritariamente en Teherán, ahora se dispersaron por todo el país debido al regreso de los viajes. El 4 de junio tuvo la mayor cantidad de casos, con 3574. Esa figura superó el máximo anterior, de 3186, que se dio el 30 de marzo.

Si bien parecería claro que el repunte en el número de infectados se debe a la mayor circulación de personas, las autoridades iraníes apuntan a que esto ocurre porque han un mayor nivel de testeo.

En las primeras semanas de la pandemia, Irán testeaba a 1 personas de cada 380, y en la actualidad testea a 1 cada 79, según informa la BBC. Sin embargo, al observar la trayectoria de los casos, resulta claro que hubo una tendencia alza, que luego cayó, y que ahora a vuelto a repuntar.

Las mezquitas volvieron a funcionar en Irán a fines de mayo. / AP

A fines de mayo, el 11% de las personas testeadas daban positivo. Al 6 de junio, esa figura había escalado hasta el 14%. La cantidad de muertos diarios también subió. A lo largo de mayo, se mantuvieron entre 30 y 60, pero en las últimas semanas han trepado a más de 100.

Distintas encuestas también descubrieron que la distancia social en el entorno, como así el aislamiento voluntario, había bajado drásticamente. A principios de la pandemia, alrededor del 90% mantenía la distancia social: en la actualidad, está cerca del 40%. Hace 3 meses, el 86% decía estar respetando el aislamiento, un guarismo que cayó al 32% en las últimas semanas.

Pandemia por región

De forma similar a Irán, la India también está experimentando un aumento en la cantidad de casos tras la reapertura de su economía. Actualmente, es el cuarto país con la mayor cantidad de casos positivos de coronavirus del mundo. Con 332 mil infectados, está solamente por detrás de los Estados Unidos, Brasil y Rusia.

Trabajadores sanitarios en Mumbai, una de las regiones de la India más castigadas por el coronavirus. / EFE

En un país de más de 1300 millones de habitantes, no obstante, esta cifra parecería ser el reflejo de una política sanitaria virtuosa: sus infecciones por cápita lo colocan en el puesto 143. Sin embargo, en las últimas semanas, el país ha visto un incremento dramático en la cantidad de infectados, con más de 10 mil nuevos positivos por día.

Para los especialistas, la cuarentena estricta que implementó al principio de la pandemia había logrado su objetivo de retrasar la expansión del virus. Pero los “huecos” por los cuales la gente salió de las ciudades rumbos a sus pueblos ha generado brotes en varias partes del país. La India atraviesa así una pandemia por región, en donde Nueva Delhi y Mumbai sufren fuertes alzas en la cantidad de positivos que ponen a sus sistemas sanitarios en riesgo.

Mirá también

Los testimonios sobre lo que está sucediendo en Nueva Delhi revelan un escenario que parece está empeorando diariamente. Hay reportes de pacientes que son rechazados en los hospitales porque no hay lugar, y se informó de un caso de una persona que murió sentada sobre un inodoro.

Frente a la situación de regiones afectadas de forma dispara por el virus, la India se ve frente al desafío de empezar a mover recursos y personas de las zonas donde está controlada hacía los lugares más afectados.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1