Coronavirus en el Conurbano: después de seis meses, volvió la movida nocturna de la avenida Santa Rosa



El martes los bares y restaurantes de Morón e Ituzaingó dieron vuelta las sillas y recibieron clientes en las mesas de las veredas después de más de seis meses. Esto generó que los gastronómicos de los Municipios vecinos reclamen para ser exceptuados también ya que consideran que esta desigualdad hace que disminuyan sus ventas por delivery y take away.

Durante la primera noche, los bares de Santa Rosa recibieron a sus clientes por turnos o con reserva previa, y se respetaron los protocolos a rajatabla para evitar que se vuelva atrás con la medida. La mayoría tuvo todas las mesas ocupadas y, los que esperaban su lugar lo hacían parados al costado y respetando la distancia.

“La gente fue muy respetuosa y estuvo todo organizado. Nosotros nos manejamos con reserva y al que no tenía le decíamos y se iba”, cuenta Nicolás González Milano, dueño de Ribbon, uno de los bares de Santa Rosa.

En la Avenida Martín Fierro, en cambio, el movimiento fue mucho menor y los lugares no llegaron a ocupar las mesas dispuestas en la vereda. “El Municipio nos pidió específicamente que no difundiéramos la apertura y que fuera por el boca en boca para evitar aglomeraciones”, explica el dueño de uno de los restaurantes.

Sobre avenida Martín Fierro, en Parque Leloir, el martes a la noche se vio muy poca gente.

“Estamos haciendo una prueba piloto para generar la posibilidad a partir de esta semana para que trabajen con la modalidad de mesas en la vía pública. Somos conscientes de que el problema es epidemiológico, pero estamos haciendo lo posible para preservar el empleo y tratar de apuntar a que se mueva un poco la economía”, aseguró Diego Spina, secretario de Gobierno de Morón.

La disposición de protocolos y controles se articuló en conjunto con el Municipio de Ituzaingó, con quienes comparten corredores gastronómicos como la Avenida Santa Rosa.

Los protocolos obligan a los comensales a usar barbijo mientras no consumen.

Los comercios pueden abrir hasta la 1 am con mesas de hasta cuatro personas y separadas por dos metros entre una y otra. Todos los comensales deben estar sentados y utilizar tapabocas mientras no estén consumiendo.

Si bien estos primeros días sólo se habilitaron las mesas en la vereda, Spina destacó que “próximamente se va a tratar de habilitar espacios abiertos en terrazas y patios internos”.

Para los que esperan turnos, los bares armaron espacios especiales alejados de las mesas.

La habilitación de estos espacios no es directa de Provincia, sino que es una excepción que hacen los Municipios ya que cuentan con la potestad de aplicar o no los decretos que reglamentan las normativas bonaerenses. Por esta razón, en otras Comunas vecinas aún no se avanzará con esta medida.

“Tenemos la demanda y los comerciantes necesitan esa dinámica, pero no vamos a avanzar en algo hasta tener un lineamiento que sea acorde a lo que indica la provincia. Lo que sí se puede ver son mesas en la vía pública para los que están de paso para apoyar lo que compran”, explicó Javier Fernández, director general de Fiscalización, Control y Habilitaciones de Hurlingham.

En este mismo eje se encuentran Merlo, Moreno y La Matanza donde, al menos por el momento, sólo continúa habilitado el delivery y take away para locales gastronómicos.

“Estamos en fase 3 y hasta que no pasemos a fase 4 no se podrán abrir mesas en la vereda”, anticiparon desde el Municipio que lidera Fernando Espinoza. En el distrito se reunieron el martes dueños y empleados de bares y restaurantes para reclamar por la incorporación de esta posibilidad de atender al público. A modo de protesta, colocaron mesas en la vereda del Municipio simulando un bar.

Los gastronómicos de La Matanza consideran que, con los comercios abiertos en Municipios cercanos, los vecinos elegirán ir allí en lugar de consumir en sus deliverys. “En Gaona, en una vereda se puede comer y en la otra no. Como que el Coronavirus no cruza la calle. No estamos en contra de la cuarentena ni es una cuestión política, sólo queremos trabajar porque esto no da para más”, reclamó Claudio Cochiaralle, de Maledetto Trattoria en Ramos Mejía.

Por su parte, Salvador Femenía, presidente de la Unión de Comerciantes, Empresarios y Profesionales de Moreno, aseguró que están presentando propuestas y protocolos al Municipio y considera que pronto lograrán abrir también en ese Distrito.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1