Coronavirus en Buenos Aires: la tasa de contagios barrio por barrio, más pareja que nunca



Un mapa de contagios por cantidad de habitantes más parejo que nunca. Una suba relativa de casos sin saltos de un barrio a otro, aunque sí de zonas densas a otras con más verde, aire y casas bajas. Pasaron más de seis meses de análisis de Covid-19 en el Boletín Epidemiológico Semanal porteño, tiempo suficiente para advertir la dinámica de transmisión del coronavirus a nivel geográfico en la Ciudad de Buenos Aires.

Fue más de medio año de ver cómo el mapa porteño de nuevos contagios de Covid-19 se oscurecía en ciertas zonas, después se aclaraba y el foco pasaba a otras, hasta finalmente tomar un valor más uniforme en su totalidad. Ahora se ve de un gris con matices suaves. Pero no en términos de casos absolutos acumulados, sino de los positivos registrados cada quincena y contrastados con la cantidad de habitantes del barrio en cuestión.

En ese mapa en abril y mayo los positivos se concentraban sobre todo en Retiro y Flores, en buena parte por los brotes en las villas 31 y 1-11-14. A partir de junio, la transmisión empezó a condensarse en el sur porteño, con gran cantidad de infectados por número de habitantes.

Desde mediados de julio hasta la primera semana de agosto, “los casos confirmados comenzaron a registrarse de manera más homogénea en toda la Ciudad”, explican en el Boletín, publicado por el Ministerio de Salud porteño. Este patrón se observó hasta el arranque de la primavera, cuando “la transmisión comenzó a disminuir uniformemente en todos los barrios porteños”, indica el mismo texto.

“Una cosa es el mapa de casos acumulados y otra, el de los registrados en las últimas semanas”, precisa Gabriel Armando Battistella, subsecretario de Atención Primaria, Ambulatoria y Comunitaria del Ministerio de Salud de la Ciudad.

En el mapa de los casos acumulados desde marzo a la fecha sí se ven manchones, “más hacia el sur y el centro porteños”, explica el funcionario. Pero en los que exhiben los nuevos contagios de cada quincena se observa cómo “el sur se va limpiando y ahora está mucho más clarito. El foco queda concentrado en el centro y el norte de la Ciudad”, advierte.

Para Battistella, el factor clave aquí es la densidad poblacional, porque a niveles elevados dificulta gravemente el tan necesario distanciamiento social. “No hay grandes diferencias entre barrios sino entre zonas más y menos densas. A mayor densidad, mayor probabilidad de casos. Por eso, en las áreas menos pobladas, de casas bajas, hay muchos menos positivos que en los barrios centrales y en los populares”, observa.

Incluso el mismo operativo DetectAr en la Ciudad es de gran espectro geográfico. La estrategia del programa siguió esta semana con el móvil sanitario en Palermo, donde desembarcó por primera vez el 23 de junio, pero no está sólo allí. Continúa en las zonas que concentran el 85% de los casos: 29 barrios formales y siete villas, es decir, más de dos tercios del mapa de la Ciudad.

Es que, aunque el móvil del programa se traslade de un barrio a otro al ritmo de la evolución de la pandemia, las zonas donde alguna vez recaló siguen siendo visitadas por agentes sanitarios. Y en las comunas 10 y 11, en el oeste de la Ciudad, hay unidades febriles de los hospitales de agudos Zubizarreta y Vélez Sarsfield donde pueden hisoparse vecinos que hayan tenido contacto con infectados, informan en la cartera sanitaria porteña.

En ritmo de contagio también se minimizaron las diferencias entre barrios. El incremento relativo promedio en la Ciudad fue bajando paulatinamente y, según datos oficiales, se redujo a menos de la mitad en las últimas cinco semanas, lapso en el que pasó de 10,2% a 4,3%.

Eso favoreció la ausencia de saltos porcentuales muy marcados entre un barrio y otro en lo que a suba de casos se refiere. Por el contrario, el ranking barrial de ritmo de contagios se ve como un degradé de pocas décimas de diferencia cada vez, desde el 8,8% de incremento en Núñez -primero en esa lista- hasta el 1,5% del último, Villa Soldati, donde menos aumentaron relativamente los contagios en la última semana analizada.

El resto de los valores comparativos entre barrios siguen similares a los de la semana anterior: Flores al tope de casos acumulados (9.819), Villa Soldati a la cabeza de positivos cada 100.000 habitantes (8.858) y Palermo como el que más hizo subir la curva en la última semana relevada, con 479 nuevos infectados.

En el otro extremo de las tablas están Parque Chas (el barrio con menos acumulados), Monte Castro (el de la tasa más baja) y Villa Riachuelo (el que tuvo menos contagios nuevos en la última semana).

Este viernes se registraron 887 nuevos casos de coronavirus en vecinos porteños, informa el Gobierno de la Ciudad. De ellos, 22 fueron detectados en barrios vulnerables, donde son 16.668 los positivos acumulados. Suman así 133.957 los infectados entre residentes y 4.100 las muertes.

La edad promedio de fallecimiento es de 76 años y los factores de riesgo de mortalidad más frecuentes hasta el miércoles eran la hipertensión arterial, la diabetes y las enfermedades neurológicas crónicas, otro ranking que también se mantiene intacto en las últimas semanas.

AS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1