Coronavirus en Brasil: las playas de Río de Janeiro, llenas de gente en medio de la desescalada



Las emblemáticas playas de Ipanema y Copacabana, las más tradicionales de Río de Janeiro y de Brasil, registraron este domingo aglomeraciones, asaltos y un fuerte movimiento en medio de la desescalada y retomada de actividades que adelantan varias ciudades brasileñas por la pandemia del nuevo coronavirus.

Sin respetar el distanciamiento recomendado por las autoridades sanitarias y el uso obligatorio de máscaras, miles de personas se atiborraron en las soleadas playas cariocas, en las que volvieron a presentarse los llamados “arrastrones”, como son llamados los asaltos colectivos a bañistas.

Río de Janeiro, que fue una de las capitales más golpeadas por la COVID-19, y estuvo al limite de colapsar en sus sistemas de salud y funerario, con el segundo pico más alto de muertes y contagios, detrás de Sao Paulo, volvió a retomar la mayoría de actividades.

La realización de algunos eventos con número limitado de personas, la reapertura de museos, restaurantes y bares y la casi normalización del comercio, a pesar de las reglas, no han evitado las aglomeraciones en la “Cidade Maravilhosa”.

La playa de Ipanema en Río de Janeiro (Brasil). Foto EFE

El estado de Río de Janeiro, según números oficiales del Ministerio de Salud, acumulaba hasta el sábado 240.776 personas contagiadas y registraba 16.985 fallecidos, teniendo como epicentro a la capital homónima y los municipios de la región metropolitana.

Brasil, con más de 4,3 millones de casos confirmados, es el tercer país con mayor número de contagios de COVID-19, detrás de Estados Unidos e India.

Por número de muertos, con más de 131.000 decesos, el país suramericano es el segundo en el mundo, detrás de Estados Unidos, y su apuesta ahora es por las vacunas para una población de 210 millones de habitantes.

El Gobierno federal y varias Administraciones regionales ya establecieron acuerdos internacionales para probar, producir y comercializar las diferentes iniciativas inmunológicas que están siendo desarrolladas en el Reino Unido, China, Rusia, Estados Unidos y Alemania.

La pandemia del nuevo coronavirus comenzó a dar tímidas señales de ralentización en Brasil. Foto EFE

La caída de la media diaria de muertes en Brasil provocadas por la pandemia del nuevo coronavirus (COVID-19) debe ser “celebrada”, aunque todavía es “muy pronto” para poder sacar conclusiones debido a la complejidad que presenta el país y su tamaño continental, afirmó a Xinhua el profesor de medicina e investigador Antonio Silva Lima.

Durante más de dos meses, Brasil mantuvo una elevada tasa de más de 1.000 muertes diarias causadas por la COVID-19, aunque desde el pasado 7 de septiembre, la tasa se redujo a cerca de 800 por día.

Para Silva Lima, “es muy pronto para sacar conclusiones, claro que debemos celebrar la caída de la tasa de muertes, pero debe ser algo muy pautado por criterios objetivos, como la caída de la tasa de contagios, que tiene que ser constante, y que los indicadores epidemiológicos de casos y muertes se mantengan a la baja durante un largo plazo, lo que garantice que tengamos una cierta seguridad en el caso que haya algún rebrote en alguna área de Brasil”, explicó en una entrevista telefónica.

Profesor de medicina en la Universidad de Fortaleza, Silva Lima recordó que “cuando analizas a Brasil como un todo, un país continental que vive epidemias distintas y que ahora parecen equipararse, parece que ahora hay una estabilidad, pero esta estabilidad tiene diferencias. Hay áreas en las que el virus circula todavía con alguna constancia, y otras donde está muy restringido, las llamadas “bolas”, donde no hubo o ya no hay transmisión”.

Fuente: EFE y Xinhua

PB

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2