Coronavirus en Argentina: “Quiero ver a mi mamá antes de que sea demasiado tarde”



Por motivos extensos de explicar mi madre decidió, junto a mi papá, irse a vivir al municipio de La Costa. En 1995 mi padre falleció. Aún así, mi madre, que acaba de cumplir 90 años, prefirió continuar en su amado Mar de Ajó. Desde hace algún tiempo mi hermana y yo la visitábamos una vez por mes. Le hacíamos las compras, la subíamos al auto, dábamos una vuelta y eso la saciaba hasta el próximo mes.

Por supuesto que tiene una persona que la acompaña y cuida de ella de día y de noche. Mi madre, además de estar limitada para desplazarse, ya que lo hace lentamente con un andador, es hipoacúsica.

Hice un viaje en mayo, para el que obtuve un permiso de circulación para asistir a un adulto mayor para poder verla. Sin embargo, tuve que volverme desde San Clemente del Tuyú pues me negaron el ingreso. En esa fecha llevábamos apenas dos meses de cuarentena y creíamos que se pasaría en un par de meses más. No fue así.

Desde mediados de agosto estuve enviando mensajes y emails a La Costa a sou@lacosta.gov.ar. En ellos pedía que me permitan ingresar para saludarla en su cumpleaños, el 19 de septiembre, ya que cumpliría sus 90 años. Nunca obtuve respuesta.

A principios de septiembre hubo un grupo de propietarios no residentes que pretendieron ingresar al Partido de La Costa.

De todos modos, el sábado 19 de septiembre me fui hasta allá con el deseo de que alguna alma se apiade de mí y me permitiera acceder. Esta vez fue en General Lavalle donde también me impidieron el paso.

Mi viejita cumplió 90 años sin la presencia de sus hijos. Ella está bien, pero llora por dentro, no quiere partir de este mundo sin vernos una vez más. Qué tristeza. No pido mucho. No soy delincuente. Mi madre tampoco.

Lo único que pido y exijo es que me permitan acceder a Mar de Ajó. Si quieren que haga cuarentena, la hago. Si es necesario un hisopado, busco donde realizarlo. Pero no pueden no contestar mis mensajes. No pueden no dar la cara.

Me hago responsable de mi madre como siempre lo hice de mi familia. Sólo quiero verla. Contarle cómo va mi vida. Verla y que me vea en vivo y en directo.

Me niego a pensar que la estupidez humana llegue a tal punto que no permita que una madre pueda ver a sus hijos.

Quiero ver a mi mamá antes que el llamado divino le llegue y ya sea demasiado tarde. ¿Es tan difícil? Se están preparando protocolos para no perder la temporada. Están autorizando ingresar a propietarios por 72 horas.

Todos los días ingresan alimentos, equipos, personal de varias ramas esenciales. El virus viaja y está en todos lados. No permitan que la sensatez sea víctima del miedo. Quiero ver a mi mamá.

Ricardo G. Vera

richardgvera@gmail.com

OTRAS CARTAS

“Todo encuentro será un beneficio”

El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, en una reunión junto a su par de la Ciudad, Soledad Acuña. También participaron los ministros de Salud de Nación y Ciudad, Ginés González García y Fernán Quirós. Foto: Prensa Ministerio de Educación.

Nunca será tarde para tomar una decisión política firme y clara a favor de la educación. Va a ser “política”, pero sobre todo “docente”, porque nos enseñará dónde están las prioridades en el país.

No hay que vacilar. Los actores deben unirse, comprometerse y trabajar con creatividad en pos de generar escenarios de clases o encuentros presenciales.

Si bien es posible que ello aumente la circulación del virus y que surjan marchas y contramarchas, valdrá la pena el esfuerzo. Pareciera que en espacios abiertos el riesgo es menor.

Los expertos sabrán si conviene usar plazas, calles, clubes, sociedades de fomento o museos. Cada encuentro, aunque sea breve o espaciado será un enorme beneficio.

A esta altura, cabe exhortar a las autoridades educativas nacionales y jurisdiccionales a que se expidan en forma inmediata sobre el particular, inclusive a través de una gran cadena nacional conjunta.

¡Qué buena oportunidad para ejercer docencia! Dejemos de lado las mezquindades políticas y tomemos una decisión política. De nuevo, se trata de educación, nunca será tarde.

Octavio Lo Prete

Docente de Derecho UBA-UCA

Sobre Juan Roldán:“Otro policía muerto y van…”

El inspector Juan Pablo Roldán tenía 34 años.Fue asesinado a metros del Malba. Foto: Télam.

Un policía federal, Juan Roldán, fue apuñalado en Barrio Parque de la Ciudad de Buenos Aires. ¿Los ministros dicen que bajó la inseguridad? ¿Dónde? ¿Y si hubiera sido al revés?

Es un policía y cumplió con su deber. Todavía no recibió el aumento prometido en el hospital Churruca por el señor presidente Alberto Fernández hace 15 días.

Le di 23 años de mí vida a la gloriosa P.F.A. Todavía estoy vivo. Y pocas veces somos reconocidos por nuestra labor. Elegimos. Y vamos a seguir ofreciendo la vida. Aún sin aumento y reconocimiento. Este camarada caído solo se lleva su familia, la gorra y la bandera.

No bajó nunca la inseguridad. Ni las entraderas. Ni motochorros. Ni nada. No hay palabras. Sólo sarasa por todos lados. Algunos políticos que también se lo toman a pecho.

Camarada, descansa en paz. Alguien menos para combatir la inseguridad.

Guillermo Gómez

Sargento (R) P.F.A.

guillepoligomez@yahoo.com.ar

Pide que sancionen a los ciclistas infractores

El lector asegura que muchos ciclistas “no cumplen con las normas de seguridad”, Foto; Mario Quinteros.

Los ciudadanos que circulamos en automóvil por la Ciudad de Buenos Aires estamos cansados de los ciclistas (en su mayoría) maleducados, que infringen toda norma de tránsito, no miran a sus costados, se pasan semáforos en rojo más una lista larga de infracciones. Y muchos no cumplen con las normas de seguridad.

Cada vez que hay un accidente, (a diario), siempre el responsable y el infractor es el automovilista. Pareciera que los funcionarios de la Ciudad de Buenos Aires no ven este problema y los “premian” creando aún más ciclovías. De esta manera aumentan el tráfico en la ciudad y el trastorno que eso significa. Esto pasa por ejemplo en las calles céntricas.

¿Hasta cuando el ciudadano que necesita de su automóvil para trabajar debe soportar que nuestros políticos no reglamenten adecuadamente una norma “a cumplir” por los ciclistas?

Se debe multar a los infractores o requisarles su bicicleta, por un tiempo determinado, tal como ocurre con los automovilistas.

Alejandro Fernández Bonilla

fbonilla1504@gmail.com

Niega que haya sido escrache la marcha a la casa de un juez

El sábado 26 por la tarde hubo una protesta frente al domicilio del juez Ricardo Lorenzetti, en Rafaela. Foto: Captura de video.

En relación al per saltum promovido por dos jueces del TOF Nº 4 y uno del TOF Nº 7 un número importante de conciudadanos realizó una marcha pública en vehículos circulando frente a la casa del señor juez Ricardo Lorenzetti.

Esto fue interpretado por algunas personas como un “escrache”. Ello pese a que no ha existido intimidación ni acto de agresión contra el Juez, ni contra su familia, ni contra su propiedad.

Los participantes de esa marcha simplemente han limitado su acción a peticionar que la Corte Suprema resuelva el per saltum conforme consideran que se ajusta a derecho. Ese reclamo se ajusta a lo establecido en el artículo 14 de la Constitución Nacional por lo que no existe “escrache” alguno.

Es de señalar que habiendo anteriormente la Corte, en casos similares como así también en éste confirmado la designación de esos Jueces, el no haber resuelto el fondo de la cuestión simultáneamente con la admisión del per saltum constituye una dilación innecesaria. Existe urgencia por cuanto hay peligro institucional.

Los tiempos de la Patria no concuerdan con los de la Corte Suprema y deberían ajustarse a las necesidades de la Nación. Señores Jueces, es su obligación ponerle límites al poder político, porque la Nación está en peligro.

Hugo S. Recabarren

hugorecabarrenabogado@gmail.com

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1