Coronavirus en Argentina: los testeos rápidos de antígenos ya son el principal método para detectar contagios en los barrios



El testeo rápido de antígenos desplaza a la detección por PCR como método principal de diagnóstico en los dispositivos territoriales de búsqueda activa de casos de coronavirus. Es que, si bien tiene un período menor de sensibilidad, arroja resultados en menos de 20 minutos y su costo es mucho menor. El Gobierno nacional había adquirido la primera tanda de 375 mil kits a fines de septiembre y confirmó a Clarín que abrirá la segunda licitación en noviembre.

Es lo que el Ministerio de Salud nacional define como “una nueva etapa del DETeCTAr”, en la que la circulación del virus se nacionalizó, con “un aumento acelerado de casos y de la ocupación de camas de terapia intensiva” donde existe “un riesgo concreto de saturación de la capacidad sanitaria que requiere un conjunto de acciones coordinadas y un abordaje más integral”.

Los testeos de antígenos apuntan, en esa línea, a agilizar la capacidad de diagnóstico. La persona con síntomas compatibles de Covid-19 o que hubiera tenido contacto estrecho con un caso positivo, puede ser hisopada en un camión sanitario en su barrio y recibir en el momento los resultados, de forma que se puede aislar y rastrear en menor tiempo a las personas que, por cercanía, podrían haberse contagiado.

Los test de antígenos son recomendados principalmente para los operativos territoriales en el marco de la estrategia Detectar. Foto: Lucia Merle

El 23 de septiembre, el ministro de Salud, Ginés González García, anunciaba que ya se había abierto la licitación para la compra de medio millón de tests de antígenos e informó que el costo sería de 400 pesos por unidad. Cada PCR tiene “cinco veces ese valor”, agregó. Fue en un acto en la inauguración de un Detectar en Florencio Varela, donde participaron su par en la cartera sanitaria de Provincia y el intendente local. Los técnicos mostraron ejemplares de los nuevos test, del laboratorio Abbot.

El anuncio fue criticado por la oposición. La diputada por Cambiemos Graciela Ocaña, exministra de Salud durante el primer gobierno de Cristina Kirchner, señaló ante el Banco Mundial que el Gobierno ya “estaba utilizando el producto, antes de que se adjudicara la licitación” y denunció que el Ministerio había “simulado una licitación” a favor de una marca en detrimento del test desarrollado por científicos del Conicet en el Instituto Milstein, en asociación con la empresa NEOKIT S.A.S., formada sobre la base de un consorcio público-privado entre el CONICET y el Laboratorio Pablo Cassará S.R.L.

Los test de antígenos se hacen mediante un hisopado que se posa en una tira reactiva y da un resultado en 15 minutos. Foto: Lucía Merle

Clarín hizo un pedido de Acceso a la Información Pública para conocer cómo fue la licitación. En total, informó la Subsecretaría de Información Administrativa del Ministerio de Salud, se presentaron ocho oferentes, de los que solo dos cumplían los requisitos técnicos y de plazos de entrega solicitados. Se eligió el de menor costo. Mientras que el Panbio Covid 19 Ag Rapid Test Device del laboratorio Abbot tenía un valor por unidad de 5,31 dólares, el del laboratorio Montebio, tenía un costo de 8,10 dólares.

Ocaña había asegurado que “se buscó dejar de lado al Neokit” y había argumentado que “el prospecto del producto de este test de Abbott” constituía “prácticamente una copia” de los requerimientos de la licitación. En el detalle de la licitación del Ministerio de Salud, sin embargo, calificaron que el test de Covid 19 Neokit Plus –ofrecido por 9 dólares la unidad- no cumplía los requisitos porque “no se trata de una prueba rápida de antígenos sino un PCR, que requiere equipamiento adicional”.

“El objetivo era comprar un producto diferente al PCR”, explica a Clarín el jefe de Gabinete del Ministerio de Salud, Lisandro Bonelli, y señaló que “ningún desarrollo local es equivalente al de Abbott, que ganó por precio, capacidad de entrega y requisitos técnicos”. Por su parte, la subsecretaria de Medicamentos e Información Estratégica del Ministerio, Sonia Tarragona, detalló que la técnica de testeo del Neokit es la denominada amplificación isotérmica mediada por bucle (LAMP, por sus siglas en inglés) y señaló que “se está utilizando” en el país. “Pero el problema es que como el PCR, sigue requiriendo laboratorio”, distinguió.

El lanzamiento de los test de antígenos fue realizado por el ministro de Salud Ginés González García en Florencio Varela el 23 de septiembre. Foto: Lucia Merle

La licitación finalmente se cerró por $ 158.745.000 por un total de 375 mil test de antígenos -125 mil menos de lo anunciado por Ginés-, que fueron distribuidos a todas las provincias. “La estrategia del DetectAr que implemente cada jurisdicción puede utilizar el método de diagnóstico que entienda más apropiado (con o sin test de antígenos)”, explicó la Dirección Nacional de Epidemiología e Información Estratégica a Clarín.

¿Se están usando entonces los test de antígenos en los operativos territoriales? “Hoy es el método más elegido en los dispositivos para testear porque es el más sencillo”, aseguró Tarragona a Clarín. Los tests de antígeno detectan una proteína del virus para determinar si la persona actualmente tiene la infección. Básicamente, la muestra se toma con un hisopo de una fosa nasal y se pone en una tablilla, que automáticamente, como si fuera un test de embarazo, determina si hay presencia de virus con una efectividad del 94 por ciento, señalan del laboratorio Abbot.

El esquema recomendado a las provincias para el uso de los test de antígenos es que siempre se realicen si la persona tiene síntomas compatibles. En caso de tener síntomas, pero el test de antígenos da negativo, la persona tiene que aislarse preventivamente y esperar 24 horas. En caso de seguir con síntomas, se debe hacer un test por PCR. “Es decir, solo pasás a PCR si te dio negativo, o si sos una persona mayor de 65 años o con factores de riesgo y estás con síntomas”, detalló Bonelli.

En cuanto a la primera tanda de test, el funcionario aseguró que ya fueron totalmente distribuidos a las provincias, a excepción de 72 mil test que –hasta el 31 de octubre- habían quedado a nivel central ante una emergencia. Además, señaló que el 50 por ciento de los gobiernos provinciales hicieron ya compras propias de test de antígenos por un total de 400 mil test.

Clarín sondeó a algunas provincias. En Jujuy, los operativos de detección de coronavirus usan ambos métodos: PCR y antígenos. En Tucumán, por ejemplo, refirieron que el Gobierno nacional les envío 8.800 test de antígenos, mientras que el Gobierno de Juan Manzur adquirió aproximadamente 30.000. “Aproximadamente, el 69,7% de los testeos que se realizaron en la última semana por la provincia fueron empleando test de antígenos”, señalaron.

En Santa Fe, la provincia había comprado 40 mil test de antígenos antes de la llegada de los 30 mil enviados por Nación. Y ahora se espera la llegada de otros 40 mil test de antígenos adquiridos por la provincia. Están destinados a los operativos Detectar, pero también a “la descentralización a centros de salud y y efectores de segundo y tercer nivel de complejidad”, señalaron a este diario.

El 8 de noviembre, el Ministerio abrirá una nueva licitación para la adquisición de una segunda compra de antígenos. Foto: gentileza del Malbrán

En Buenos Aires, por su parte, negaron que hayan comprado o vayan a comprar test de antígenos de cara a los operativos de verano en la costa, aunque señalaron que puede que sí lo haya hecho algún municipio. “No los estamos usando, porque son menos sensibles que la PCR y, por ahora, tenemos capacidad para seguir con PCR”, aseguraron.

Para Bonelli, desde que se implementan ya “mejoró la capacidad de diagnóstico” e informó a este diario que el 8 de noviembre, el Ministerio abrirá una nueva licitación para la adquisición de una segunda partida. “La evolución de los test de antígenos es muy buena, porque logramos identificar más positivos. Tenés el resultado en 15 minutos y nos ayuda muchísimo en la estrategia de detección, porque confirmás el caso antes, aislás y cortás la transmisión. Claramente mejoró muchísimo la capacidad de diagnóstico”, afirmó. En la misma línea, adelantó que el Gobierno avanza en el estudio de un nuevo tipo de test.

La implementación de los test de antígenos vino acompañada de un reajuste del sistema de carga en el sistema SISA, luego de que que Clarín informara que la tasa de positividad nacional (es decir, los “positivos” sobre el total de personas testeadas) tenía inconsistencias que nos posicionaban “peor” de lo que en realidad estábamos. El Ministerio de Salud incorporó un sistema de carga de los negativos por grupos.

Tarragona explicó a Clarín que al implementarse los test de antígenos en dispositivos territoriales y ya no en un laboratorio, los casos negativos no se estaban cargando en el Sistema Nacional de Vigilancia en Salud (lo que se suele llamar SISA, el sistema que incluye al SNVS), situación que se corrigió cuando el Ministerio de Salud incorporó hace unos diez días la posibilidad de cargar por grupos los montos totales y sin necesidad de indicar nombre y documento de cada uno, operación que insume más tiempo.

Para el test por PCR, los resultados demoran más tiempo porque las muestras deben ser analizadas en un laboratorio especializado. Foto: gentileza Instituto Malbrán

Podría existir todavía un leve subregistro de los testeos por antígenos. “Tenemos el panorama completo de las provincias que ya regularizaron la situación. Hay provincias que todavía no terminaron de cargar, pero son poquitas y son provincias pequeñas con lo cual el número en valor absoluto no se modificaría demasiado. Solo los negativos. Los positivos están cargados a día”, aseguró Tarragona.

De todas formas, cuestionó que la tasa de positividad “no es un buen indicador, porque no captura las diferencias en las estrategias de testeo”. “Hay países que han hecho estrategias de testeo masivo, mientras nuestra estrategia de testeo es focalizada, que siempre va a tener una tasa de positividad alta, porque va a buscar a donde sabe que va a encontrar. Es como pescar en una pecera”, apuntó la funcionaria.

Al 23 de octubre, cuando se cumplió el primer mes desde que se lanzaran los test de antígenos, se notificaron al Sistema Nacional de Vigilancia, 59.319 casos positivos de coronavirus que fueron confirmados a través de antígenos, detallaron a Clarín desde la Dirección Nacional de Epidemiología.

DD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *