Coronavirus en Argentina: los 100 días en los que tuvimos que aprender a vivir otra vez



“Coronavirus”… recuerde la primera vez que escuchó la palabra. Hacía calor y el blue no llegaba a los 80 pesos. La enfermedad era nombrada con timidez, seguida por frases como “detectado en Wuhan” o “también conocido como Covid-19”. El primer caso en Argentina se diagnosticó el 3 de marzo. Desde ese día hasta este miércoles habrán pasado 100. Un trimestre. Ni mucho ni poco. Lo que lleva medir la pobreza. Lo que necesita un docente para calificar a un alumno. O el tiempo que dura un enamoramiento.

Al repasar los meses del coronavirus en la Argentina​ sobresalen varios mojones edificados por unos pocos protagonistas: 1) el propio coronavirus, 2) los científicos, 3) los médicos, 4) las autoridades de Gobierno y 5) nosotros, los que transitamos estos 100 días como quien anda un sendero frondoso, desmalezando a cada paso. Y así construimos la nueva normalidad.

Pero hay un “antes” del 3 de marzo. Estamos en enero y el ministro de Salud, Ginés González García, asegura en una entrevista que “no hay ninguna posibilidad” de que haya infectados de coronavirus en el país. Más tarde será criticado por haber subestimado la potencia expansiva del patógeno, pero conviene recordar que en ese reportaje también dijo: “Salvo que sea un caso importado… como cada vez que aparece un virus respiratorio”.

Y se importó. El 3 de marzo apareció el primer caso y 100 días después hay más de 24.000. El juego comparativo de estas fotos es un ejercicio que hacemos a diario: hace 100 días las librerías no vendían, como ahora, lavandina. O los kioscos, azúcar y aceite. O la ferretería, alcohol en gel. Tampoco los locales de ropa ofrecían barbijos. Teníamos menos insomnio, íbamos a comer afuera, al cine, llevábamos a los chicos a la plaza y a lo de sus abuelos. Nos ilusionábamos con aquello que ahora nos tiene atragantados: un finde tranqui en casa. En las esquinas había desempleados con cajones de paltas a 3×100. Olíamos a off. Los problemas eran otros.

Pero el 3 de marzo dio “Covid-19 positivo” un hombre de 43 años llegado de Italia. A los casos en Ciudad y provincia de Buenos Aires se sumaron otros en 22 provincias, delineando una curva de aumentos que un día parecía dramática y cuando nos acostumbrábamos a la nueva cifra “normal”, crecía de golpe. Primero, 70 casos diarios. Ahora, 900.

El 3 de marzo, además, Jorge Lemus, médico y ex ministro de Salud porteño, fue entrevistado por Clarín. Dijo: “No sabemos si esto es el principio del fin o el fin del principio”. Y habló de lo que parecía imposible: que un decreto presidencial nos ordenara el encierro domiciliario. “Las cuarentenas​ existen desde el año 1400 y todavía siguen sirviendo”, adelantó.

¿Cómo serán los días por venir? Difícil aventurarlo. Pero de los 100 días que se fueron hay varias certezas: fueron tan aburridos como alienantes. Acá, un repaso por ese (todavía inverosímil) sendero.

El ministro de Salud Ginés González García, su par porteño, Fernán Quirós, y la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, confirman el primer caso de coronavirus en el país. Foto: EFE

Paciente cero

3 de marzo. Los últimos días de febrero abundaron los cuestionamientos a las autoridades por la falta de control sanitario a los cientos de pasajeros que llegaban a diario al aeropuerto de Ezeiza. El primer fin de semana de marzo comenzaron a circular falsas alarmas sobre el primer diagnóstico positivo Covid-19, que recién se confirmó el martes 3. El paciente era un hombre de 43 años que había llegado del norte de Italia dos días atrás y que, apenas un día después de su arribo al país, percibió síntomas compatibles con la infección. Su recuperación fue normal.

La primera muerte

7 de marzo. Guillermo Abel Gómez, de 73 años, había viajado a Francia, donde se presume que contrajo el virus. Comenzó a tener síntomas el 28 de febrero, tres días después de regresar de Europa. Su fallecimiento (en el Hospital Argerich) fue atribuido a la combinación de coronavirus con varias otras complicaciones de salud: diabetes, hipertensión, bronquitis crónica e insuficiencia renal.

Miradas escépticas

9 de marzo. Clarín publicó una entrevista con el especialista en enfermedades infecciosas Pablo Goldschmidt, quien aseguró -en nombre de un escepticismo todavía en primer plano- que la infección por Covid-19 “provoca ni más ni menos que un resfrío fuerte o gripe​, sin diferencia hasta hoy con el resfrío o la gripe tal como la conocemos”.

El presidente Alberto Fernández, en un acto el 10 de marzo. Ese día, anunció la liberación de una partida para el Covid-19. Foto: Luciano Thieberger

Diagnóstico y tratamiento

10 de marzo. Motivo de halagos, pero también de críticas de quienes subestimaban la pandemia, el Gobierno liberó una partida de 1.700 millones de pesos para enfrentar el Covid-19. Entonces había 30 positivos en el país. Los fondos serían para “fortalecer el diagnóstico, en contexto de reactivos para el reconocimiento de enfermedades respiratorias, y el equipamiento en hospitales y laboratorios de todo el país”.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.

“Es una pandemia”

11 de marzo. Los titulares de los mayores medios del mundo coincidieron en la noticia: la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconocía que el nuevo coronavirus tenía el alcance de una pandemia.

Contacto estrecho

12 de marzo. Hubo una relativa “tranquilidad” de diez días: todos los diagnósticos se relacionaban con personas que venían del exterior. Pero el 12 de marzo, el Ministerio de Salud reportó los primeros casos no importados. Ese día, la Ciudad suspendió por un mes todos los eventos de más de 200 personas. Diez días después se reconocieron los primeros contagios por transmisión comunitaria, es decir, sin contacto estrecho.

Suspensión de clases

13 de marzo. El Consejo Federal de Educación se reunió para evaluar la suspensión de clases. Ese fin de semana, mientras muchas familias ya tenían decidido no enviar a sus hijos a la escuela el lunes 16, se publicó la resolución 104/2020, en la que, se recomendaba a todas las instituciones educativas con actividad presencial que “adopten las medidas necesarias” para garantizar el desarrollo del calendario académico en modalidad online. La medida se extendió hasta ahora.

Clases desde casa. La suspensión de la actividad presencial en escuelas arrancó el 16 de marzo y sigue. Foto: Mariana Villa / Los Andes

Home office y home schooling

16 de marzo. Por primera vez, miles de chicos faltaron a clases a causa de la pandemia. Se cerraron las fronteras nacionales y se determinó el trabajo remoto. En el sector público, de manera obligatoria, salvo actividades “esenciales”; para los privados fue una recomendación, en principio, hasta el dictado de la cuarentena obligatoria, unos días después.

Medidas de contención

17 de marzo. Desde este día, hubo distintos anuncios oficiales enfocados en proteger a los sectores más golpeados por la pandemia: entre otros, reasignaciones y/o nuevas partidas de dinero para jubilados y más sectores vulnerables; incremento de las transferencias a las provincias y al Ministerio de Salud; prórrogas de vencimientos impositivos; créditos hipotecarios a las PyMEs; quita de cargas patronales en ciertos rubros; precios máximos para alimentos; congelamiento temporario de alquileres y prohibiciones de desalojo o de suspender servicios por falta de pago. Además, el Ministerio de Transporte suspendió los trenes, vuelos de cabotaje y ómnibus. En los colectivos del AMBA sólo podrían viajar pasajeros sentados.

En estos meses, la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, vino notificando los avances en la descentralización de los testeos de coronavirus que en un principio sólo hacía el Malbrán. Foto: EFE/ Presidencia

Cuarentena y descentralización

19 de marzo. Con 128 contagios y 3 muertes por coronavirus registradas, el Gobierno decretó el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio para toda la población a partir del 20 de marzo. Ese día el instituto Malbrán inició la capacitación en los 35 laboratorios de la Red Nacional de Laboratorios de Influenza para descentralizar los testeos. Más tarde, la prueba de detección (conocida como PCR) se extendió al sector privado, con lo que el número de laboratorios con capacidad para realizarla llegaron a 338. 

Ingreso Familiar de Emergencia

23 de marzo. Lo que venía siendo una premonición se había vuelto una dura realidad para muchos: la emergencia sanitaria se traducía, en el contexto de la cuarentena, en una crisis socioeconómica sin precedentes. En este contexto, se asignó un pago excepcional de 10.000 pesos (IFE), destinado a 8 millones de personas, en su mayoría en la economía informal. El 5 de junio, a través del decreto 511/2020, se determinó un segundo pago de iguales características.

Los efectos de la hidroxicloroquina para combatir el coronavirus fueron endiosados y luego cuestionados. Foto: AFP

Proyecto Solidaridad

26 de marzo. El ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, anunció que la Argentina había sido seleccionada por la OMS como uno de los diez países que integrarían el proyecto “Solidarity” (Solidaridad), enfocado en testear cinco terapias alternativas para enfrentar la pandemia. Y confirmó que en el Hospital Posadas ya habían empezado a probar el antipalúdico hidroxicloroquina. En estos dos meses, la polémica sobre la efectividad de esta droga no dejó de crecer. 

Un avión de la Fuerza Aérea de México voló el 30 de marzo a la Argentina con repatriados.

Varados en el exterior

28 de marzo. El 19 de marzo había aterrizado, desde Miami, el primer vuelo de repatriados, pero como se calculaba que unos 15.000 argentinos estaban varados en el exterior, el Ministerio de Relaciones Exteriores creó un programa para asistirlos y cubrir sus gastos de estadía, siempre que demostraran no tener recursos. A 100 días de la pandemia en el país, siguen arribando repatriados.

Notificación de casos

30 de marzo. A un mes del primer caso local de coronavirus, se definió que la enfermedad era de “notificación obligatoria”, lo que obliga a los actores de la Salud a asentar los testeos en la plataforma del Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (SISA).

Cuarentena extendida, parte I

31 de marzo. Se venía especulando y el último día de marzo se oficializó la primera prórroga del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio. Entonces había 1.054 diagnósticos positivos y 27 fallecidos por coronavirus. Además, ese día se prohibieron por 60 días los despidos laborales. Y el PAMI (obra social con 5 millones de afiliados) informó la implementación de una nueva modalidad de receta médica electrónica.

Un grupo de voluntarias del Teatro Colón elaboran mascarillas para ayudar en la lucha contra el coronavirus. Foto: EFE

Movida solidaria

1 de abril. El uso del barbijo no era todavía obligatorio, pero ya varios emprendimientos de diseñadores de ropa de renombre y de voluntarios sin fines de lucro se organizaron para producir y donar -a hospitales, geriátricos y sectores vulnerables- tapabocas y máscaras de protección de confección propia. Lo mismo ocurrió con las llamadas máscaras de protección “de soldador”. 

En San Justo, La Matanza, largas colas frente a los bancos. Foto: Juan Manuel Foglia

Jubilados contra la pared

3 de abril. Era viernes y miles de jubilados y beneficiarios de planes sociales esperaban cobrar su mensualidad. Los bancos iban a abrir por primera vez, luego de días a puertas cerradas. Pero, por falta de coordinación de las autoridades, se generaron colas de hasta 200 metros, formadas desde la madrugada anterior, en su mayoría por el grupo de riesgo por excelencia en la pandemia. El 29 de abril, el caos terminó costándole el cargo a Alejandro Vanoli, entonces director ejecutivo de la ANSES. 

Una técnica trabajando en el Instituto ANLIS-Malbrán, donde secuenciaron el genoma del coronavirus.

Genoma del coronavirus

7 de abril. Científicos y técnicos de ANLIS-Malbrán lograron secuenciar el genoma completo del SARS COV-2 a partir de muestras obtenidas de pacientes argentinos, un avance incuestionable con miras al desarrollo de una vacuna representativa a nivel local.

El presidente muestra gráficos en la conferencia del 10 de abril, en la que anunció la extensión de la cuarentena. Foto: EFE/Presidencia

Cuarentena extendida, parte II

10 de abril. En una conferencia de prensa muy esperada, el presidente Alberto Fernández anunció otra prórroga del aislamiento obligatorio. Mostró varios gráficos para argumentar que con esa medida se podría lograr el famoso “aplanamiento de la curva”. Hasta esa fecha, en la Argentina se contabilizaban 2.152 diagnósticos positivos y 89 fallecidos. Cuatro días después, el 14 de abril, el país superó la barrera de los 100 muertos por coronavirus.

Médicos infectados

15 de abril. A mediados de abril se supo que habían contraído coronavirus cinco médicos y diez enfermeras del Hospital Manuel Belgrano (San Martín). Esa semana, cuatro hospitales porteños (Zubizarreta, Fernández, Santojanni, Ramos Mejía y Tornú) debieron cerrar algunos de sus servicios por casos sospechosos o positivos entre sus empleados. Y se supo que el 14% de los infectados de Argentina era personal de la Salud, lo que desató un escándalo, ligado a la falta de elementos de protección. A comienzos de junio, la incidencia reportada por el Ministerio de Salud de la Nación bajó a 9,5%.

Venta de alcohol en gel en farmacias. El Gobierno fijó precios máximos para este producto. Foto: Guillermo Rodríguez Adami

Alcohol en gel

16 de abril. Tras dos escándalos de sobreprecios a comienzos de abril (uno por las compras de alimentos, de parte del Ministerio de Desarrollo Social; el otro relacionado con sanitizantes adquiridos por el PAMI), el Gobierno determinó precios máximos para artículos sanitarios específicos: barbijos, termómetros y alcohol en gel.

ATP

19 de abril. A través del decreto 376/2020, el Gobierno amplió los alcances del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) con una cobertura de hasta el 50% del salario correspondiente a febrero para los empleados en relación de dependencia de empresas en crisis por la pandemia. También se abrieron créditos de tasa cero para monotributistas y autónomos. En cifras, para cubrir los sueldos de mayo, el desembolso fue de $ 37 millones de pesos destinado a 1,8 millones de trabajadores de 194.000 empresas.

La evacuación del geriátrico Apart Incas en Belgrano. Foto: Fernando de la Orden

El foco de los geriátricos

21 de abril. Responsables de la expansión del virus en varios países entre la población de mayor riesgo, también acá los geriátricos se convirtieron en foco de contagio. En Buenos Aires hubo casos en 39 residencias con una alta mortalidad, del 21,3%. El primer geriátrico en ser evacuado fue la Residencia Apart Incas, en Belgrano.

Las pruebas de anticuerpos en la estación Constitución. Foto: Rafael Mario Quinteros

Tests rápidos

24 de abril. ​Este día se lanzó un estudio de vigilancia sanitaria con testeos rápidos en estaciones de trenes y otros medios de transporte para evaluar la proporción de personas que contrajeron el virus, quizás sin síntomas. Menos de dos semanas después, científicos del Instituto Leloir y Conicet presentaron el desarrollo “CovidAr IgG”, un test serológico de industria nacional que, en la misma línea, permite determinar la presencia de anticuerpos contra el nuevo coronavirus.

Cuarentena extendida, parte III

26 de abril. Nueva prórroga del aislamiento obligatorio, pero con flexibilizaciones sujetas a la evaluación de cada provincia. Un ejemplo de esto fueron las salidas “breves” recreativas y de esparcimiento, que en la ciudad de Buenos Aires no fueron incorporadas de inmediato.

La app CuidAR para permite hacer una autoevaluación de síntomas de Covid-19.

App CuidAR

27 de abril. En medio de un debate por los riesgos del control social de los sectores de poder a través de herramientas como el big data, a fines de abril el Gobierno relanzó la aplicación móvil CuidAR, que permite hacerse un autoexamen de coronavirus, información que luego es compartida con las autoridades sanitarias. Un mes más tarde, a fines de mayo, el presidente Alberto Fernández anunció que esa app sería de uso obligatorio para todos los trabajadores de las actividades exceptuadas de la cuarentena.

El tapabocas, obligatorio para moverse en la Ciudad. Foto: Maxi Failla

Barbijos para todes

4 de mayo. La primera medida empezó a regir el 15 de abril, cuando se volvió obligatorio para todos los porteños usar tapabocas o barbijo en medios transporte y comercios. Y desde principios de mayo, esa exigencia se extendió a quienes circularan por la vía pública. 

Una imagen aérea de Villa Azul, en la zona sur de la provincia de Buenos Aires. Foto: Rafael Mario Quinteros.

DETeCTAr en las villas

5 de mayo. Dos meses después del primer caso de coronavirus en Argentina salió a la luz lo que tanto se temía: la propagación del virus en los sectores más pobres. Ya el 10 de mayo Clarín titulaba: “Hay más de 500 casos en villas porteñas y arranca el testeo puerta a puerta en la 1-11-14”. Se aludía, así, al Dispositivo Estratégico de Testeo para Coronavirus en Terreno de Argentina (DETeCTAr). Entre las muertes de la villa del Bajo Flores y las de la villa 31 (Retiro) impactaron especialmente las de referentes sociales locales, como Carmen Canaviri y Ramona Medina. A comienzos de junio, los infectados en barrios populares porteños superaban los 4.000. Y el 16% de los infectados bonaerense vivían en barrios populares como Villa Itatí o Villa Azul, barriada de la zona sur que quedará en el recuerdo por la polémica decisión del gobernador Axel Kicillof de cercarla para “contener” el brote. 

Plasma, ensayo nacional

6 de mayo. En línea con otros países, el Ministerio de Salud de la Nación lanzó una campaña para que quienes se hubieran recuperado del coronavirus donen plasma de la sangre, de modo que nuevos enfermos puedan ser tratados con los anticuerpos. A fines de junio, el Ministerio de Salud bonaerense informó que el 90% de los enfermos de Covid tratados con plasma en centros de salud (26 personas) se habían recuperado.

Cuarentena extendida, partes IV y V

10 de mayo. La cuarta prórroga del aislamiento obligatorio se hizo el 24 de mayo. Pero ese día arrancó una nueva prórroga, hasta el 7 de junio inclusive.

Take away y reapertura de negocios

12 de mayo. A la habilitación del retiro por mostrador en restaurantes, se le sumó esa semana la apertura de librerías, casas de electrodomésticos, mueblerías, concesionarias de autos y viveros, entre otros. Pero poco después, el Gobierno porteño dio marcha atrás con la reapertura en determinadas avenidas comerciales para evitar la aglomeración de gente. 

La Cámara de Diputados bajo la presidencia de Sergio Massa, en su primera sesión remota de la historia. Fuente: Télam

Diputados online

13 de mayo. Luego de algunos fallidos, la Cámara de Diputados logró concretar la primera sesión por videoconferencia de la historia argentina. E incluso se dio media sanción al proyecto de eximición del pago de Ganancias al personal de la Salud y de la Seguridad.

Las salidas para los chicos, acompañados por sus padres. Foto: Germán García Adrasti

Salidas con los chicos

16 de mayo. La Ciudad habilitó las salidas recreativas los fines de semana para chicos y chicas, acompañados por uno de sus padres, según número de DNI. Luego, esa restricción se eliminaría. 

Reuniones familiares

23 de mayo. Ese fin de semana, la provincia de Mendoza habilitó las reuniones familiares para grupos de no más de 10 personas en los que haya una relación de consanguinidad directa, y cinco días después permitió que volvieran a funcionar los bares y restaurantes. Hasta ahora, más de una decena de provincias dio luz verde a los encuentros afectivos.

Protesta contra la cuarentena en Tigre. Foto: Marcelo Carroll

Protesta anticuarentena

25 de mayo. A pesar de las advertencias de la Policía Bonaerense de que la movilización estaba “terminantemente prohibida”, 400 vehículos de vecinos de diferentes barrios privados de Benavídez, Tigre hicieron una manifestación vehicular estipulada en contra de la extensión de la cuarentena.

Baby shower (o la argentinidad)

29 de mayo. Mientras la cuarentena y el uso de barbijos parecen dictámenes muy respetados en la sociedad argentina, en estas semanas no faltaron las noticias de “avivados”, como el babyshower clandestino con más de 20 personas en Necochea, donde -desde ya- hubo contagio de coronavirus. También hubo otros casos insólitos de violación del aislamiento, como el de un cazador en Santiago del Estero o los invitados a un cumpleaños metidos en baúl de un auto en Pilar. 

Médicos porteños se movilizaron con sus autos y en el Obelisco protestaron por sus sueldos y condiciones de trabajo. Foto: Fernando de la Orden

Médicos en protesta

30 de mayo. Salarios bajos, maltratos, precarización laboral y falta de insumos (los famosos Elementos de Protección Personal, o EPP) formaron parte del reclamo de médicos autoconvocados en distintas caravanas a lo largo del país. En el ámbito porteño, la marcha se hizo en la Avenida 9 de Julio y coincidió en hora y lugar con una movilización “anticuarentena”, gestada por sectores que rechazan la consigna “Quedate en casa”.

Cuarentena extendida, parte VI

4 de junio. El coronavirus ya provocó más de 20.000 infectados y las muertes superaron las 600, con lo que se está alcanzando el número de fallecidos de 2009 por la epidemia de gripe A (N1H1). En este contexto, el presidente Alberto Fernández prolongó nuevamente el aislamiento obligatorio, esta vez hasta el 28 de junio.

Más controles en los barrios

6 de junio. Después de los operativos en villas porteñas y del GBA, el operativo DETeCTAr se trasladó a otros barrios de la Ciudad. La primera etapa se cumplió en Balvanera, donde el 40% de los testeos dio positivo. 

Runners en Palermo. Foto: Marcelo Carroll

Alivio e incertidumbre

8 de junio. Mientras la mayor parte del país comienza a transitar la etapa de “distanciamiento”, la ciudad de Buenos Aires -el distrito en el que la flexibilización vino siendo más parsimoniosa dado el marcado aumento de casos– inició una lenta flexibilización del aislamiento obligatorio. A la posibilidad de hacer actividad física de 20 a 8 de la mañana (lo que generó aglomeraciones de runners), se sumaron la apertura -con restricciones- de nuevos rubros comerciales y más salidas breves para los chicos. Pero lo que viene es incierto: mayor o apertura o, al revés, la indeseada vuelta atrás.

AS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1