Coronavirus en Argentina: Horacio Rodríguez Larreta resiste y defiende la decisión de permitir la actividad física



Fiel a su estilo, el jefe de Gobierno de la Ciudad Horacio Rodríguez Larreta evitó confrontar con el presidente Alberto Fernández, quien sugirió que la flexibilización de la cuarentena provocó el aumento de circulación del coronavirus en el área metropolitana de Buenos Aires.

“Lo último que haré será polemizar. Estamos trabajando bien con el Gobierno nacional”, sostuvo. Mientras se renuevan las presiones desde la Provincia para endurecer el aislamiento, en la Ciudad no están dispuestos a discutir esa posibilidad con los números actuales. Así lo resolvió Larreta tras la reunión de mesa chica, que encabezó por la mañana. 

“La Ciudad está estabilizada, no diría que mejor. Está estabilizada en un rango alto”, señaló en una entrevista con CNN Radio, en la que enfatizó que todas las aperturas que hubo en la Capital se tomaron con un criterio sanitario.

Fue horas antes de que se confirmara un nuevo récord, con 1.958 casos (1.106 en Provincia y 692 en la Ciudad). “Es solo un día, veremos”, señalaron la autoridades sanitarias de la Capital.

El Presidente, que la semana pasada señaló que sería necesario volver a la Fase 1 de la cuarentena en el AMBA, había dicho que el aumento de contagios eran una consecuencia directa de las nuevas excepciones en la Ciudad. “¿Querían salir a correr? Salgan a correr ¿Querían salir a pasear? Salgan a pasear ¿Querían abrir los locales de ropa? Abran los locales. Pero estas son las consecuencias”, sostuvo Fernández en una entrevista con Telefé, minutos después de reunirse con el vicejefe de gobierno porteño Diego Santilli y el gobernador bonaerense Axel Kicillof ​para coordinar las medidas.

Tras ese reunión en la que hubo un nuevo pedido del Presidente para evitar que las salidas a correr se conviertan en un riesgo de contagio, la Ciudad decidió implementar un esquema de permisos según el DNI. “Sale mucha gente a hacer ejercicio y eso muestra lo necesario que es”, argumentó el jefe de Gobierno.

Larreta defendió el paquete de medidas que comunicó el Presidente luego de reunirse con el gobernador Axel Kicillof y el vicejefe porteño Diego Santilli y que apuntan a limitar la circulación y el uso del transporte público. “Hay evidencia que muestra que el riesgo de contagio es mucho mayor en los lugares cerrados y por eso tomamos algunas medidas”, dijo.

En la Ciudad había conformidad tras el encuentro del jueves, aunque suponen que las medidas restrictivas -en especial la de los runners- tienen un impacto simbólico más que práctico. Fue en la práctica, un gesto para reducir la tensión. Durante la reunión que encabezó el jefe de Estado se convino en que Nación, Provincia y Ciudad elaborarían un parámetro con indicadores diversos (ocupación de camas de terapia intensiva, coeficiente de contagio y circulación de tránsito) para decidir si era necesario endurecer la cuarentena.

Mirá también

Los equipos técnicos de Salud de las tres jurisdicciones se reunieron el miércoles y el jueves. Este viernes será el turno de los ministros Ginés González García, de Nación; Fernán Quirós, de Ciudad; y Daniel Gollán, de Provincia, quienes intercambiaron mensajes durante la jornada.

En el Ejecutivo porteño insisten en que el diálogo con la Provincia es aceitado, pero se quejan de los cruces mediáticos con funcionarios provinciales, una constante durante la cuarentena. Este jueves fue la vicegobernadora Verónica Magario, quien insistió en la necesidad de endurecer el aislamiento. “La curva está creciendo terriblemente producto de la gran circulación y de las grandes aperturas que se hicieron”, declaró la ex intendenta de La Matanza.

En la misma línea se expresó el viceministro de Salud bonaerense Nicolás Kreplak. “Ya estamos muy cerca del momento en el que hay que reducir fuertemente la circulación. Si no tomamos medidas ahora puede ser que no tengamos tiempo después para tomar medidas que funcionen”, dijo Kreplak. El funcionario había dicho días atrás que “firmaba” que la cuarentena se extendiera hasta septiembre. El Presidente lo desautorizó públicamente el miércoles. 

Mirá también

Mientras tanto, el jefe de Gobierno volverá a someterse a un hisopado este viernes tras el resultado negativo del primer chequeo para detectar si tenía coronavirus. Larreta se hizo un análisis luego de que se confirmara el positivo de María Eugenia Vidal, compartido un almuerzo. Dos de sus colaboradores más estrechos, que participaron de ese encuentro, Federico di Benedetto y Emmanuel Ferrario están infectados. Si el resultado vuelve a ser negativo, Larreta podría reunirse con Kicillof para intentar saldar la disputa. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1