Coronavirus en Argentina: “Hay que ser solidario porque la pandemia no es un juego”



Frente al coronavirus debemos seguir actuando por el bien propio, y también por el común, quedándonos en casa o saliendo sólo lo indispensable para beneficio de la sociedad en su conjunto.

Todo a pesar de las implicaciones de distinta índole que la situación ha tenido en gran parte de la población. Las consecuencias en este camino pueden ser mentales, económicas, profesionales, afectivas y un largo etcétera que vamos descubriendo día a día.

La reflexión nos obliga a entender que si bien hasta hace semanas teníamos una situación con casos agrupados en una parte del país, ahora ha variado y estamos enterándonos, día a día, de nuevos contagios en lugares donde antes no los había. Algo que preocupa a las autoridades y a toda la población.

Y no son sólo los números los que nos deben preocupar, sino la necesidad de entender definitivamente que sin solidaridad seguimos corriendo el riesgo de continuar en esta situación.

Comida comunitaria. Los merenderos y comedores de Malvinas ahora realizan ollas populares para ayudar a los vecinos y evitar la aglomeración.

Porque el compromiso de la población con las medidas de protección ha sido y deberá seguir siendo el sendero de la solidaridad y el apoyo mutuo. Estas dos características en el comportamiento de la población serán las auténticas protagonistas del resultado que las medidas adoptadas (si son cumplimentadas) puedan tener para contener la pandemia.

Así como nos informamos y nos preocupa la situación diaria de nuestros semejantes, también hemos escuchado por distintos medios la preocupación de las autoridades nacionales, provinciales y municipales solicitando la colaboración de cada uno para el bien común, que debemos comprender y apoyar.

Tenemos que comprometernos con la solidaridad y la cooperación para salir bien de esta difícil parada mundial. La pandemia no es un juego, hay que ser solidario.

Aldo Pandolfi

aldopandolfi@nodosud.com.ar

Mirá también Mirá también

OTRAS CARTAS

La disputa entre Fernández, Kicillof y Rodríguez Larreta

El presidente Alberto Fernández el miércoles cuando anunció los cambios en la coparticipación federal.

La medida sobre la coparticipación tomada por el presidente Alberto Fernández, no sólo demuestra la incapacidad del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, para resolver sus propios problemas, sino que se aprovecha la oportunidad para intentar dañar la gestión y la figura del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Es una constante kirchnerista el arremeter, llevándose todo por delante, para después fracasar en su intento. Sobran los ejemplos.

Actos como los ejecutados por el Presidente sólo han logrado lo contrario de lo deseado. Su figura se ha deteriorado más de lo que ya lo había hecho, proyectando a nivel nacional la de Rodríguez Larreta.

El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires hoy amplía la brecha de aceptación a su persona con cualquier político que se lo compare.

El discurso del jueves fue impecable y propio de un estadista que piensa en el futuro. La oposición ya tiene un líder a quien seguir, y apoyar, ya que los ataques continuarán.

Gabriel C. Varela

gcvarela@hotmail.com

Mirá también Mirá también

Las consecuencias de una muerte en cuarentena

Morir en pandemia conlleva amargas complicaciones para los familiares. Aunque la causa de muerte no sea el coronavirus. Foto: AP Photo/Natacha Pisarenko.

Mi esposo falleció el 24 de julio en casa debido a un infarto. Llamé al SAME cinco veces, pero llegó la Policía primero. Cuando arribaron los médicos ya mi esposo estaba muerto.

No se respetó ningún protocolo. Ese día entraron a mi casa casi 16 personas desde personal médico hasta agentes de la Policía científica. Se llevaron el cuerpo con sus anillos y nos lo devolvieron semanas después. Para hacer los trámites de pensión y te piden hasta el ADN.

Mi esposo había comprado una moto para el Día del Padre y el 1° de julio se la secuestraron. Pero luego de pagar su multa se la liberan y justo fallece. Quise retirarla yo, su esposa durante 36 años, de la comisaria y no me dejaron.

Me dijeron que la controladora de la multas me tenía que entregar un papel a mi nombre. Expliqué la situación por mail, que mi marido había fallecido, y, muy tranquila, la controladora me contestó que mi esposo debía autorizarme. Así se manejan en la Argentina. Gente que solo cobra y contesta cualquier cosa.

El morir en medio de la pandemia implica que todo se maneja por correo electrónico y que nunca te contestan.

¿Quién ampara a los que quedamos? Lo único que podemos hacer es pedir ayuda a abogados mientras que aportamos y pagamos nuestras deudas.

Estoy cansada. Hace un mes y medio que vengo haciendo trámites para una persona que no dejó ninguna deuda y que aportó desde los 18 años. Este país me cansa y no puedo hacer mi duelo tranquila.

Adriana Rodríguez

adry0101@hotmail.com

Mirá también Mirá también

“Alimentación saludable en tiempos de pandemia”

Una buena alimentación también favorece el aumento de energía.

El término slow food (comida lenta) se refiere a un movimiento internacional que se contrapone a la estandarización del gusto en la gastronomía y que promueve la difusión de una nueva adquisición de hábitos de nutrición más sanos, que combinan conocimientos y placer.

El estilo slow food ha centrado sus esfuerzos en promover el uso de alimentos ecológicos, defender la biodiversidad y la salud humana, un consumo sostenible y responsable con los productores, además de querer salvaguardar el patrimonio alimentario de la humanidad y la cultura gastronómica de cada país y región.

En definitiva, se trata de que con nuestras elecciones cotidianas, empezando por aquellas que tomamos en la mesa cuando nos sentamos a comer, se pueda contribuir a cambiar el mundo para mejor. Por otra parte, es sabido que en tiempos de pandemia, una buena alimentación contribuye a reforzar el sistema inmunológico.

Patricio Oschlies

poschlies@yahoo.com.ar

Mirá también

“Para qué hacer algo por los demás”

“‘¿Para qué hacer algo?’ Se preguntan los policías si total un juez libera a un delincuente”, se queja la lectora. Foto: Lucía Merle.

Y seguimos preguntándonos, ¿para qué hacer algo por los demás? A nadie le importa nada que no sea lo propio y le reditúe dinero. Hay personas que sus acciones en la Bolsa de Valores Morales tienen una cotización muy alta, pero sólo es una cotización virtual.

Y entonces recurrimos a la frase: “Cuanto más conozco a la gente más quiero a mi perro”. Estamos viviendo en una sociedad que de solidaridad no tiene nada. Es la decadencia de todo y los valores morales cotizan en negativo, nadie compra buzones.

¿Para qué hacer algo? Se preguntan los policías si total un juez libera a un delincuente porque otros hicieron las cosas mal y todo sigue igual.

Y me digo ¿para qué seguir escribiendo si a nadie le importa nada? Solamente le he restado horas a mis seres queridos. Triste llegar a deducir que uno es un iluso, tal cual el protagonista de Luna de Avellaneda. La realidad es simple: “Tanto tienes tanto vales y si no tienes ni siquiera eres”.

Martha S. Neffa

mneffa33@yahoo.com

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2