Coronavirus en Argentina: hay 21 centros de salud de la Provincia con terapias intensivas al 100% pero “el sistema aún resiste”



En el “mapa de calor” que se actualiza casi en tiempo real en un software del ministerio de Salud bonaerense se identifican con un rojo intenso. Cuando un punto determinado alcanza ese color significa que el establecimiento sanitario tiene saturada la capacidad de camas de terapia intensiva. El último reporte oficial obtenido este fin de semana indica que 21 hospitales, clínicas y sanatorios tienen cubierto al 100% las plazas de cuidados críticos.

Son centros asistenciales situados al norte, oeste y sur del Gran Buenos Aires, donde se concentra más del 95% de los contagios de COVID-19​ que informa la Provincia. “Por esto decíamos que había que cerrar todo y reducir en forma drástica la circulación en la región metropolitana”, explicó un funcionario de Salud mientras muestra la cartografía que se extiende sobre cuatro monitores. Refiere a la firme pulseada que mantuvo el gobierno bonaerense para retomar, el miércoles pasado,  una “fase inicial” de confinamiento social en la región más densamente poblada del país: 35 municipios del conurbano y la Capital Federal.

Mirá también

La referencia es dinámica, con modificaciones que se informan cada 12 horas. Este sábado, Clarin​ informó que había cuatro hospitales provinciales que tenían las unidades de terapia intensivas de adultos (UTI) repletas. Correspondía al corte del viernes. Ahora ese listado se amplió a siete centros: el “Eva Perón”, de San Martín; el “Domingo Mercante” de José C. Paz; el “Magdalena Villegas de Martínez”, de Tigre; el “Dr Iriarte”, de Quilmes; el “Presidente Perón” de Avellaneda; el “Luis Guemes”, de Morón; el “Alejandro Khorn”, de Melchor Romero (La Plata) y el “Simplemente Evita” de La Matanza.

El listado incluye dos centros sanitarios municipales (el Diego Thompsom”, de San Martín y el “Federico Abete” de Malvinas Argentinas); uno nacional (el “Posadas” de Haedo). Se completa con diez sanatorios privados de distintas dimensiones que funcionan en San Miguel, Esteban Echeverría, Ituzaingó, Quilmes, La Plata, 3 de Febrero y La Matanza.

Mirá también

“Son institutos que trabajan con obras sociales o prepagas. Algunos tienen dos camas UTI; otros cinco. Los responsables del servicio social de salud se encargan de buscar opciones para sus afliados entre otras ofertas del subsistema privado. Por ahora no hemos recibido pedidos para que sean ubicados en el sector público”, dijeron fuentes de Salud a Clarín​.

El sistema aún resiste, coinciden los expertos que analizan estas variables sanitarias minuto a minuto. El último parte oficial informó que en el AMBA la utilización de UTI estaba en 57,7%. El indicador cae cuando se computa a toda la Provincia y se incluyen a las salas de terapia instaladas en el interior: el promedio da que tiene pacientes el 46.5% de las plazas de cuidados críticos. Buenos Aires tiene 5.197 camas; algo más de 2.400 con enfermos sobre los camastros y de ese total apenas poco más de 300 se internaron por las secuelas del coronavirus.

Pero la complejidad es una categoría que atiende en el conurbano. En una semana el número de infectados en los 26 municipios que figuran en ese conglomerado que rodea a la Capital Federal creció 48%. Este fin de semana había seis municipios que habían colmado sus lugares de TI (Matanza, Quilmes, Lanús, Jos.e C. Paz, Moreno y Escobar). “Es denominador no es categórico. Cada distrito tiene alternativas para ampliar la capacidad con derivaciones y habilitación de nuevos equipos”, explicaron los secretarios de Salud de las comunas.

Mirá también

Los directores de los hospitales públicos bonaerenses están conectados al Sistema Integrado de Emergencias (SIE) que permite habilitar traslados de pacientes graves. Incluso internaciones de enfermos que deben ir a salas de intermedia. Incluye la variante de enviarlos a otras ciudades de una misma “región sanitaria” (Buenos Aires se divide en 12), e incluso a clínicas privadas. “Todavía no llegamos a esa instancia. Pero el agotamiento de la capacidad puede disparar esa opción”, aclararon funcionarios de Salud.

El arsenal sanitario que desplegó la provincia incluye 3.515 camas de cuidado intermedio y 19.071 de cuidados mínimos. Por ahora, todo está a menos del 50% de utilización cuando se cumplen 106 días de cuarentena y Buenos Aires confirmó 38.410 casos de infectados con la peste asiática.

El subsistema privado está compuesto por 190 clínicas y sanatorios. Representan casi el 40% de la oferta y el impacto de la pandemia provocó un golpe al sustento financiero. Axel Kicillof anunció hace 20 días un programa para ayudar con 420 millones de pesos mensuales a esas entidades, a través de adelantos de los servicios que paga IOMA, la obra social de los empleados públicos. “Necesitamos para esta crisis, que todas sigan funcionando”, argumentó el gobernador. El dinero se utilizará para compra de insumos y pago de salarios. Los directivos devolverán en dinero en cuotas cuando termine la emergencia por COVID-19.

Además de los apremios financieros, ya hay 10 clínicas que tienen cubierto al tope las unidades de terapia intensiva.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *