Coronavirus en Argentina: “Es necesario pensar y actuar para salvar vidas”



Estamos ante una situación de pobreza creciente, con determinantes sociales que dificultan el acceso a la salud, la educación, al trabajo y a la cultura. La pandemia de infección viral por coronavirus, con sus consecuencias sanitarias y socio-económicas, es una oportunidad para reflexionar sobre el rol del Estado y sus capacidades positivas, revalorizarlo y resignificarlo.

También para pensar acerca de la salud como bienestar físico-psíquico-social (y no solo de ausencia de enfermedad); del deber y hacer bioético de la política para lograr el bien común para todos.

Estamos ante una situación que invita a analizar la solidaridad y la responsabilidad individual y colectiva. Sin olvidar la necesidad de poner límite al desarrollo de armas, pensar el cuidado ambiental y su biodiversidad y la importancia del acceso universal a recursos esenciales, a una buena alimentación, la salud y la educación.

“No hay salud para todos sin políticas de Estado”, dice el lector. Foto: Reuters/Agustín Marcarian.

No hay salud para todos sin políticas de Estado científicas, educativas, culturales, ambientales, sociales y económicas con foco en el bien común. En nuestra Argentina, con tantas capacidades y recursos, con tantas realidades y, sobre todo, tan desigual, inequitativa e injusta, es necesario pensar y actuar para salvar vidas.

La actual situación de riesgo por el coronavirus nos plantea una oportunidad y un complejo problema que debemos y vamos a resolver, sin actitudes miserables, mezquinas, egoístas e inhumanas. Son necesarios abordajes solidarios, equilibrados, justos y bioéticos.

Debemos adoptar responsabilidades individuales y colectivas para evitar la enfermedad y los daños por Covid-19, prevenir otras enfermedades, salvar vidas y lograr un mundo mejor asociado a la salud como derecho humano.

Damián Pablo Ballester

dpballester@hotmail.com

OTRAS CARTAS

Mirá también Mirá también

“Tomar una parcela ajena es un asunto de Seguridad”

Vista área de la toma de tierras en Guernica, provincia de Buenos Aires. Foto: AFP/Ronaldo Schemidt.

La ley dictamina que la usurpación es un delito, por lo tanto no comparto ni entiendo las declaraciones de la ministra de Seguridad Sabina Frederic al manifestar que “las tomas de tierras no son un tema de Seguridad. Es un tema de déficit habitacional y una presión por el mercado de tierras que evidentemente hay que paliarlo con soluciones que se anticipen al problema”.

Que un individuo no disponga de una casa no justifica que le asista el derecho a tomar la propiedad de otra persona. El que se apodera de terrenos está cometiendo un delito y, por consiguiente, se le debe aplicar la sanción que le corresponda. Apoderarse de lo que no es propio por la fuerza es ilegal.

Es competencia del Ministerio de Seguridad de la Nación la obligación de velar por sus habitantes ante cualquier delito. Juntamente con el cuidado y patrimonio de todos los argentinos.

Declinar toda responsabilidad y desentenderse del asunto no es la postura correcta que debería ejercer un funcionario. Querer lavarse las manos y desligarse de las obligaciones pareciera ser, para la funcionaria, lo más práctico. Que quede bien en claro: tomar un parcela ajena es un asunto de Seguridad.

Hugo Modesto Izurdiaga

modestoizur@yahoo.com.ar

Mirá también Mirá también

Eduardo Duhalde, expresidente de la Argentina y exgobernador de la provincia de Buenos Aires.

El ex senador y ex presidente de la Nación Eduardo Duhalde dijo que se estaba preparando un golpe de Estado en la Argentina. Luego de la sorpresa y desconcierto que generó se desdijo.

Las Fuerzas Armadas, luego del asesinato del conscripto Omar Carrasco, que derivó en que dejó ser obligatorio el Servicio Militar, se quedaron sin soldados. Sumado a esto, es poco el presupuesto que reciben desde hace muchos años. Esto el ex Presidente no debe desconocerlo.

Particularmente no creo que haya sido así, Duhalde no es Nicolás Maduro, el político venezolano que habla con pajaritos. Por historia reciente todos relacionaron su frase con un golpe militar. No siempre asumieron en golpes militares los mismos militares. Tenemos el ejemplo del vicepresidente Jose María Guido, quién asumió reemplazando a Arturo Frondizi.

Hago este análisis respecto a la situación actual que está viviendo la Argentina, donde quién gobierna, por más que se esmere el señor presidente Alberto Fernández en indicar lo contrario, es la señora vicepresidenta, Cristina Fernández.

Si el Presidente elegido democráticamente no ejerce su poder sino que lo hace a través de otra persona, ¿eso no es un golpe de Estado? ¿Era eso lo que vió o escuchó Duhalde y lamentablemente luego no supo, quiso o no pudo mantener?

El Congreso, en forma patoteril y sin acuerdo de todas las bancadas, intentó sesionar violando todo derecho democrático. Con la excusa de una democracia, se esta violando ésta. Si hay un presidente que no ejerce y un congreso que no respeta las normas de funcionamiento, entonces si esto no es un golpe, que alguien me explique qué es.

Omar Bavcar

bavcaro@hotmail.com

Mirá también Mirá también

Comentario sobre una entrevista a Donald Trump

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Foto: Getty Images/AFP.

Hace unos días tuve la satisfacción de ver por el canal de cable HBO un reportaje que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, concedió a un periodista en una entrevista que me pareció ejemplar.

El entrevistador, durante el transcurso de una hora, cuestionó duramente las afirmaciones del presidente estadounidense e incluso lo interrumpía cuando no estaba de acuerdo (casi siempre) con éste. Por su parte, Trump nunca se mostró molesto.

Realmente sentí envidia cuando recordé algunos reportajes a funcionarios, practicados como sujetos a un orden establecido, sin la severidad requerida.

Los que desean limitar los medios: gobernantes de turno y sus adictos, ¿qué dirían de un periodista que practica cabalmente su profesión?

Julio A. Nocetti

juagnocetti@gmail.com

Mirá también Mirá también

“Los caballos traccionan hasta agotar sus vidas”

La lectora critica el uso de los caballos como modo de transporte. Foto: EFE/Juan Ignacio Roncoroni.

Ayer no fue una noticia más. Fue un espanto. Es una vergüenza que la intendente de Quilmes, Mayra Mendoza, avala con su silencio, su omisión, su complicidad. Lo que ocurrió fue que, por un ajuste de cuentas entre carreros ,esta vez la muerte le llegó a un caballo.

El animal fue baleado a propósito, sufriendo fractura expuesta, hasta la destrucción de su mandíbula por la bala que recibió de parte de un atacante.

Que no se diga que la cuarentena impide tratar el tema, porque ya hace tiempo que en Quilmes mueren de a tres caballos por día. Maltratados, golpeados en el suelo al desfallecer, arrojados vivos a los arroyos para una muerte cruel, haciéndolos traccionar hasta agotar su vida. Y además en esta época sí han encontrado tiempo para pintar escuelas, murales y hasta videítos municipales.

La ciudad vecina de Berazategui supo reemplazar con bicicarros y organizarse con muchos ecopuntos para reciclaje. ¿Quién está frenando el bienestar en Quilmes, además de la jefa comunal?

Daniela Oliveira

danielaboliveira@hotmail.com

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *