Coronavirus en Argentina: el dueño de un geriátrico clandestino se contagió en la calle y murieron dos abuelas del hogar



Un encuentro casual en la calle hace un mes atrás. Es la principal hipótesis de las autoridades sanitarias de Bahía Blanca sobre cómo ingresó el coronavirus ​al geriátrico clandestino donde ya fallecieron dos de las siete ancianas alojadas. La investigación no está cerrada.

A comienzos de mayo, el pastor evangélico que administra la residencia de Avellaneda 775 se cruzó en la vía pública con un allegado, con el que estuvo charlando. Pocos días después, esta persona, dio positivo para Covid-19.​

Trabaja en un apart hotel de la ciudad donde se alojaban operarios de un parque eólico, quienes también contrajeron el virus. Habían llegado desde Córdoba y Gran Buenos y todos los días se trasladaban 95 kilómetros hasta la localidad de Mayor Buratovich, en el distrito de Villarino, para trabajar en el complejo Vientos del Secano.

Ese y un segundo grupo de empleados del mismo parque que se alojaban en otro hotel, sumaron 24 contagiados a Bahía Blanca, sin casos locales desde el 30 de abril. Desde el lunes pasado, se agregaron 11 infectados más, del geriátrico no habilitado, las siete ancianas y cuatro de las cinco personas que las atendían.

“Hay un nexo bastante fuerte entre este conglomerado y el del parque eólico”, dijo este viernes el director municipal de Epidemiología. Ezequiel Jouglard aseguró que ese vínculo ratifica que en la ciudad no hay circulación comunitaria del virus, aunque admitió que están viendo “una película atrasada”.

Mirá también

El funcionario también deslizó una falla en la investigación del primer conglomerado, al no vincular al empleado del apart hotel con el pastor, dueño del geriátrico. “En principio, no se lo consideró contacto estrecho, seguramente por una deficiencia nuestra de no ser más incisivos con las preguntas”, admitió Jouglard.

Agregó que la flexibilización del aislamiento y la posibilidad de que cada vez más gente circule, complica la detección de los contactos estrechos. “Es cada vez más difícil. Al no respetarse el distanciamiento social, crece la posibilidad de un contacto casual en la calle, como si te encontrás con un amigo al que no vez hace tiempo”, remarcó el funcionario.

Tras el fallecimiento de una anciana de 82 años, el lunes las autoridades retiraron a las otras seis mujeres que residían en dos habitaciones ubicadas al frente de la vivienda del barrio Mariano Moreno. Fueron trasladadas a distintos hospitales, “sin ningún síntoma” aseguraron ese día desde Región Sanitaria Uno.

El jueves por la tarde falleció una segunda anciana, de 95 años, que estaba internada en el hospital Italiano. “Los primeros dos días se encontraba bien y al tercero fallece, lo que muestra la agudeza con la que ataca el virus”, remarcó Jouglard. Añadió que el resto de las mujeres “son personas de muchísima edad y alta vulnerabilidad, que requieren cuidados extremos”.

Para el municipio, la investigación epidemiológica aún no concluyó. “Estamos esperando otro resultado de algún contacto que habría estado en esa casa en algún momento”, reveló el director municipal. Si bien sus ocupantes negaron que entrara y saliera gente, vecinos comentaron a Clarín que veían mucho movimiento en la puerta de entrada.

Mirá también

El foco generó preocupación y rumores en las barriadas de Mariano Moreno y Avellaneda, donde a los miembros de la familia y al pastor se los veía circular. Personal de salud recorrió los negocios cercanos en los que dijeron haber estado para medir temperatura y preguntar sobre síntomas.

En la esquina hay una farmacia y a una cuadra funciona una sucursal de La Cooperativa Obrera, la cadena de supermercados más importante de la región. Sus directivos recopilan noticias falsas que circularon en redes sociales sobre un presunto ingreso del virus a ese local, para llevar ante la justicia federal con una denuncia.

Jouglard enfatizó que las ancianas convivían con dos jóvenes, hijos del pastor y su mujer, que también se contagiaron. “Demuestra que si bien la población más joven puede dar cuadros más leves, también tienen la capacidad de transmitírselo a los más vulnerables”, opinó el epidemiólogo.

En la casa hogar, que permanece en cuarentena, también vive una estudiante de enfermería que padece la enfermedad. “Aquellas personas jóvenes asintomáticas que conviven con adultos mayores deben seguir puertas adentro, con los mismos cuidados extremos que se exigen puertas afuera”, concluyó Jouglard.

Además de los 11 casos que elevaron a 72 el total de infectados en Bahía Blanca, el conglomerado del geriátrico clandestino sumó unos 35 contactos estrechos que se están investigando. El seguimiento alcanza al chofer de un transporte que trasladó sin protección a una de las ancianas contagiadas al hospital.

Mirá también

Este foco le impide a Bahía Blanca sumarse al sector del país que desde el lunes estará en distanciamiento social. “Estaríamos en la fase 4, pero todavía no tenemos certezas”, dijo este viernes el intendente Héctor Gay, tras hablar con la ministra de Gobierno Teresa García.

De La Plata aguarda aún la respuesta al pedido elevado el 11 de mayo para reabrir los locales de Indumentaria y Calzado. Ese sector, que protagonizó un ruidazo frente al Concejo Deliberante, ya anunció medio centenar de cierres definitivos, por culpa de la cuarentena. 

GL

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

web web web web web web web web web web