Coronavirus en Argentina: Bahía Blanca pone marcha atrás y cree que el Día del Padre disparó los contagios



Cerca de 40 casos en poco más de una semana y la mayoría sin un origen claro de contagio colocaron a Bahía Blanca en una nueva etapa respecto del avance del coronavirus​. “Tenemos circulación comunitaria”, admitieron este viernes las autoridades municipales. Ahora temen que la provincia haga retroceder de fase a la ciudad, la segunda del interior bonaerense, detrás de Olavarría, con mayor cantidad de infectados.

Por ahora, seguirá vigente la fase 4, aunque con una fuerte restricción de circulación, en principio, para viernes, sábado y domingo. “De 21 a 6 solo podrán transitar quienes pertenezcan a sectores esenciales y con permiso de la aplicación Cuidar”, remarcó el secretario de gobierno Adrián Jouglard. Hasta las 23, permitirán unicamente los delivery y retiros de los locales gastronómicos.

Después de varias semanas de repliegue, policías y agentes municipales volverán a las calles a controlar el cumplimiento de la medida que regirá desde este fin de semana pero podría extenderse. “Dependerá del comportamiento de la comunidad”, explicó Jouglard, que apuntó a los encuentros sociales y familiares como factor de aceleración en la cifra de casos, que llegó a 124 este viernes.

En particular, marcan como un hito la celebración del Día del Padre. “Hubo mucho movimiento ese domingo y sobre todo entre familias que se han juntado. Más allá de que uno sabe con quién se junta, el virus no respeta si es el padre, el abuelo, la madre o el tío. Está en todos lados”, remarcó el secretario de Salud, Pablo Acrogliano. Desde ese domingo 21 de junio, hubo 38 casos.

Admitió que la proyección es que los contagios crezcan de forma exponencial si no se siguen los cuidados y estimó que en 4 ó 5 semanas podrían saturarse las 854 camas disponibles. “Notamos un aumento de la ocupación que hoy es del 18% para la atención de Covid y del 42% a nivel global”, precisó el funcionario.

Esta semana se contagió una enfermera de una clínica privada donde el lunes había fallecido un hombre de 64 años, llegado de Azul para hacer un tratamiento y que fue la sexta víctima fatal. El conglomerado de enfermos ligados a la atención en hospitales suma 28 contagios, entre médicos, enfermeros y mucamas y es el de mayor impacto en la ciudad.

Hasta hace 10 días, la curva crecía lento a fuerza de bloques. Primero fueron los viajeros al exterior, luego el personal médico, dos relacionados a un parque eólico en Villarino y a un geriátrico clandestino y otro ligado a uno de los principales hipermercados. Pero esta semana apareció una veintena de enfermos sin un origen definido de contagio.

“A partir de que no pudimos establecer nexos epidemiológicos firmes a este último aumento importante, ya tenemos circulación del virus”, admitió Acrogliano. El secretario de Salud alertó que si no se extreman los cuidados ni se limita la circulación “la curva va a seguir subiendo y habrá que tomar medidas más restrictivas”.

Por ahora, las limitaciones no afectarán las actividades recreativas, como el running, caminatas y uso de bicicletas que Bahía Blanca habilitó hace más de un mes. Pero postergará la respuesta al pedido que los comerciantes del principal shopping de la ciudad hicieron esta semana para que les permitan reabrir bajo un estricto protocolo.

Tras más de 100 días cerrados, atraviesan una “situación desesperante”, aseguraron. Un retroceso de fase podría restringir la actividad comercial y la construcción privada, dos de los principales motores de la economía bahiense.  Por un cambio de medición, el tiempo de duplicación de casos, uno de los indicadores a seguir para el cambio de fase, bajó de 41 a 17 días.  

Más allá de los controles que harán los policías y los inspectores municipales, apelarán a la responsabilidad de los ciudadanos. “Les pedimos el máximo compromiso y el uso de las medidas de protección personal para bajar en los próximos 15 días la tasa que comenzó a crecer esta semana”, dijo Jouglard, en una conferencia de prensa virtual.

Con ese modo de contacto, el municipio mostró también un cambio de actitud. La semana pasada, el intendente Héctor Gay estuvo en la avenida Dasso que conecta Bahía Blanca con la localidad portuaria de Ingeniero White, donde anunció el inicio de obras de intervención urbana a realizar junto al consorcio que administra el puerto.

Al día siguiente, un periodista que realizó la cobertura para Telefe Bahía dio positivo para Covid. Desde el viernes pasado, el intendente y otros ocho funcionarios municipales que tuvieron contacto con él permanecen aislados en sus domicilios, donde deben someterse a autotest diarios de fiebre, gusto y olfato.

“Todos están sin síntomas”, informó este viernes Jouglard, quien dijo que no fue necesario hisoparlos. Gay retornaría el lunes al municipio. El que sí se sometió al examen de coronavirus fue el presidente del ente portuario Federico Susbielles, que también participó del acto. Al ex titular de la Confederación Argentina de Básquetbol, el resultado le dio negativo, según él mismo mostró en su cuenta de Twitter.

GL

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

web web web web web web web web web web