Coronavirus: Brasil empezaría a aplicar una vacuna china en diciembre



Una vacuna china contra el coronavirus, producida en el país asiático y en San Pablo, empezaría a ser aplicada en diciembre en los profesionales de salud de ese estado brasileño, anunció el gobernador paulista João Doria.

La vacuna será fabricada por la empresa china Sinovac en conjunto con el Instituto Butantan. La mayoría (casi 95%) de los 50 mil voluntarios que ya la probaron en China no tuvieron ninguna reacción contraria, indicaron los estudios.

“La mayoría de estos casos (de reacciones adversas) fue apenas en el lugar de la aplicación de la vacuna”, dijo Doria el miércoles en conferencia de prensa. Les habló a los periodistas al lado del director del Instituto Butantan, Dimas Covas, y del representante de Sinovac en América del Sur, Xing Han.

El Gobierno de San Pablo aseguró que tendrá un stock de 6 millones de vacunas importadas de China, y otros 40 millones producidos por el Butantan ya en diciembre, que serán suficientes para inmunizar a toda la población del mayor estado brasileño.

El anuncio provocó fuerte esperanza entre los paulistas, así como en los brasileños de otros estados. La pandemia ya ha dejado 34 mil muertes en San Pablo, estado donde viven 40 millones de personas, casi la misma población de toda la Argentina.

Con 209 millones de habitantes, Brasil registra 139 mil muertes por Covid-19 y es el segundo país del mundo con más víctimas fatales, después de los Estados Unidos.

La regla del “quedate en casa” no fue impulsada por el presidente Jair Bolsonaro, quien tuvo coronavirus y sigue sin alentar el uso del barbijo entre la población. Doria, en cambio, defendió el uso de ese elemento de protección y fue uno de los primeros en tratar de distanciarse de las orientaciones de Bolsonaro sobre del comportamiento frente a la furia mortal de la pandemia.

Igual que el Presidente, el gobernador de San Pablo también se contagió de Covid-19. Lo comunicó en agosto.

En Río de Janeiro, San Pablo y Brasilia es cada vez más común tener gente conocida con coronavirus, además los contagios de taxistas y empleados públicos. Algunos siguieron las cuestionadas sugerencias de Bolsonaro y usaron la cloroquina, a pesar de aún no tener comprobación científica. El mandatario suele mostrar la caja de la medicación en sus encuentros en vivo por las redes sociales o incluso en los discursos que realiza en medio de aglomeraciones.

Brasil, un país que aprendió a polarizar la política mucho después que la Argentina, tiene hoy problemas económicos como otros golpeados por la pandemia. Y es difícil que la gente se encierre y deje de salir a trabajar o de ir a la playa, como se ha visto en las arenas cariocas en los últimos días.

La informalidad en el trabajo es alta. Al mismo tiempo, muchas pymes y grandes empresas optaron por el teletrabajo y solo piensan volver al trabajo presencial después de la vacuna.

Otros problemas y polémicas, como los incendios en el Pantanal y la deforestación en la Amazonia, suman generan preocupación y alimentan el debate político en las diversas esferas sociales.

En el medio está la pandemia y la disputa creciente por la elección presidencial de 2022. Bolsonaro es candidato a un segundo mandato. Y Doria podría plantarse como su adversario.

En ese ambiente, la vacuna CoronaVac genera esperanza por la salud y expectativas por sus efectos políticos. Mientras Doria alienta la vacunación y apoya a la ciencia, Bolsonaro demostró dudas sobre la eficacia de inmunizarse. En línea con Trump, su Gobierno ha tenido varios incidentes diplomáticos con China, a pesar de la importancia de este mercado para las exportaciones brasileñas.

Para que sea aplicada en la población paulista, la CoronaVac necesita aún de dos pasos, además de las pruebas de seguridad realizadas en China con la aplicación en los voluntarios. En el país asiático, ya obtuvo autorización para la vacunación de urgencia.

La empresa Sinovac prueba el producto en otros países. Y en Brasil (donde hay varias vacunas contra el coronavirus en estudio), cinco estados y el Distrito Federal la están probando en voluntarios, pero los resultados en estos casos, diferentes de San Pablo, aún no fueron concluidos.

Ahora faltan los resultados sobre la eficacia de la vacuna, que saldrían en noviembre. El gobierno de Doria ya hizo un pedido a la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), de Brasil, para una rápida aprobación y su distribución inmediata a la población.

Si Anvisa la aprueba, la vacunación en la población de San Pablo empieza en febrero de 2021, como una instancia posterior al plan que abarcaría a los trabajadores de la salud.

El gobierno de San Pablo anunció, además, que va a construir una planta que producirá 100 millones de vacunas al año.

Si la vacunación funciona, Doria ganaría fuerza para la disputa presidencial. Igual, hoy Bolsonaro es quien parece tener más chances. Su popularidad subió a 40%, según mostró una encuesta de Ibope divulgada en ese jueves y un 50% de la población respalda a su gobierno.

Desde Brasil

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1