Coronavirus: arman un protocolo para reabrir las iglesias y sinagogas



En medio de la reapertura de algunos comercios y determinadas actividades, en Vicente López el intendente Jorge Macri pidió que regrese la ayuda espiritual al Partido y le solicitó a la Provincia de Buenos Aires, a través de un escrito presentado la semana pasada, que permita reabrir templos y entidades religiosas y de culto para la celebración de misas. La idea es que muchos vecinos puedan reencontrarse con un espacio de oración y espiritualidad en estos tiempos de pandemia por coronavirus. 

En total, suman 46 templos religiosos: 10 en Olivos, 7 en Florida, 5 en Vicente López, 7 en florida Oeste, 1 en La Lucila, 4 en Villa Martelli, 6 en Munro, 5 en Carapachay y 1 en Villa Adelina. Si bien no se permitirá ningún tipo de celebración religiosa como misas, bautismos, casamientos, bat mitzvah, bar mitzvah ni de encuentros para festividades como Iom Kipur, Shabat, Rosh Hashaná, sí se pide el ingreso a los fines de realizar oraciones. Y también, que se permita funcionar a los grupos de apoyo que brindan contención en problemáticas de adicciones y violencia de género, muchos de los cuales funcionan en iglesias.

En Vicente López, la Parroquia San Gabriel comparte actividades especiales y momentos de oración con los vecinos a través de las redes sociales.

“Cuidar la salud mental es muy importante en este momento y por eso desde la Municipalidad ofrecemos asistencia psicológica a los vecinos que la necesiten. Estoy convencido de que los templos pueden ayudarnos en eso. Pedimos su apertura para que quienes lo deseen puedan acercarse para orar o recibir apoyo espiritual. Son muchos los que buscan contención y una palabra de aliento que los impulse a seguir adelante”, consideró el intendente Jorge Macri.

“El equilibrio emocional es fundamental para enfrentar lo que se viene. Si estamos bien con nosotros mismos, podemos ayudar a que los demás estén mejor y tenemos más herramientas para cuidarnos y seguir cuidando a otros”, agregó el jefe municipal.

La comuna de Macri presentó un detallado protocolo para su aprobación. En el mismo se destaca que “sólo se permitirá el ingreso a los fines de realizar oraciones, las entidades religiosas deberán proporcionar alcohol en gel y deberán colocar en el piso una alfombra con producto sanitizante para limpiar el calzado. El uso del tapabocas será obligatorio en el interior del recinto y los bancos o lugares de oración deberán estar limpios e higienizados. Además, se prescindirá del uso de agua bendita y en caso de haber imagines religiosas deberán estar valladas, a fin de evitar el contacto físico”.

La Parroquia Nuestra Señora de Fátima, en Martínez.

También se propuso reubicar los bancos de oración de tal manera que se respete la distancia social de un metro y medio y marcar en cada uno de ellos, la debida ubicación de los concurrentes. Por último, se propuso diferenciar los accesos de ingreso y de egreso y en caso que esto no fuera viable, organizar de tal manera que se evite aglomeración en los accesos.

Ahora se espera que la Provincia se expida al respecto favorablemente. Si bien hace 15 días se publicó en el Boletín Oficial un decreto que permitió retomar las actividades religiosas en iglesias, templos y lugares de culto de la Iglesia Católica Apostólica Romana y entidades religiosas inscriptas en el Registro Nacional de Cultos (prohibiendo en todos los casos la celebración de ceremonias que impliquen reunión de personas), se dejó afuera a toda el Area Metropolitana de Buenos Aires.

Monseñor Oscar Vicente Ojea, obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, en 2017. Foto. Maxi Failla.

Sin embargo, en San Isidro, las autoridades comunales confirmaron que ya se puede ingresar a las iglesias y templos religiosos a orar y también a confesarse. En rigor, muchos ya tenían sus “puertas abiertas”, porque son uno de los tantos lugares donde se reparte comida a las familias que lo necesitan, sobre todo desde que se decretó la cuarentena y muchos se quedaron sin trabajo. “En Espíritu Santo, de San Isidro, y Nuestra Señora de la Cava, en Béccar, se entregan entre 600 y 800 viandas de comida por día. Son templos abiertos, aunque no para el culto y celebrar misa, por el momento”, le dijo a Clarín el padre Máximo Jurcinovc, vocero del Obispado.

En San Isidro se está analizando el regreso de la misa y las concentraciones religiosas, no permitidas por el momento. “Desde el obispado siempre estuvimos a la espera de que la autoridad pertinente las indique. Por supuesto no hay celebraciones en ninguno de nuestros templos. La gente se comunica con las parroquias a través de plataformas digitales”, destacó el padre Máximo.

Emblemática. Después de más de 50 días, la Catedral de San Isidro abrió al público por un día. Fue el sábado 16 de mayo. Estará cerrada hasta nuevo aviso.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1