Con las maratones suspendidas, los runners se vuelcan a las carreras virtuales



Por KELLEN BROWNING

Un viernes por la noche a finales de junio, tres mujeres, todas con zapatillas Hoka azules y blancas a tono, se inclinaron sobre la línea de salida en Buffalo Park en Flagstaff, Arizona, cada una con una mano sobre su reloj.

Después de una cuenta regresiva, y un grito de “¡Ya!”, cruzaron la línea. Era como cualquier otra carrera a campo traviesa, excepto que su competencia era invisible: un trío de competidoras rivales corrió con ellos en un Estado cercano mientras miles de aficionados miraban el video en vivo por Instagram a pantalla dividida.

No se suponía que las carreras virtuales se convirtieran en la competencia más emocionante para los corredores en el verano de 2020. Pero dado que la pandemia del coronavirus ha hecho que fueran imposibles las reuniones a gran escala, los corredores están recurriendo a la tecnología mientras buscan formas de entrenar, mantenerse en contacto con sus compañeros de equipo, y competir.

Un reloj que la corredora Stephanie Bruce usa para entrenarse (Adriana Zehbrauskas/The New York Times).

Algunos hacen cosas simples. Rergistran los entrenamientos y planes de entrenamiento en documentos compartidos de Google u hojas de cálculo para mantenerse en contacto con sus entrenadores. Otros corredores están usando populares aplicaciones sociales de entrenamiento como MapMyRun y Strava, que registraron un récord de 3,4 millones de descargas en mayo.

Y algunos entrenadores y organizadores de carreras han innovado después de haberse visto obligados a descartar los planes de prestigiosos encuentros de atletismo, maratones masivos y los Juegos Olímpicos de Tokio, que se retrasaron hasta 2021. Están aprovechando al máximo el tiempo sin competencia en persona, organizando carreras virtuales y enfrentando a corredores de diferentes Estados, o incluso continentes, entre sí.

“Prácticamente todo fue eliminado de la mesa. Hemos tenido que reagruparnos, reevaluar y encontrar cosas que no eran tradicionales”, dijo Ben Rosario, el entrenador principal del equipo profesional de carreras de distancia Hoka Northern Arizona Elite.

Mientras Arizona estuvo bajo un orden de permanecer en casa en abril y mayo, el pequeño equipo de corredores profesionales de Rosario en Flagstaff pasó más de un mes sin entrenar juntos, y utilizó un registro de entrenamiento online llamado FinalSurge para enviar planes de entrenamiento y mantenerse en contacto con sus atletas.

Mirá también

Pero eso no reemplazó la emoción de las carreras. Así que cuando los corredores del equipo pudieron entrenar juntos de nuevo, Rosario ideó un plan.

Se asoció con otro equipo profesional en Boulder, Colorado, para organizar una contrarreloj. Los dos equipos correrían una carrera de 3,2 kilómetros, comenzando exactamente al mismo tiempo, y compararían los resultados. Como un giro adicional, ambos equipos transmitirían en vivo la carrera en Instagram en una pantalla dividida para que los aficionados pudieran verla desde casa.

Cuando Stephanie Bruce llegó al Parque Buffalo, una extensión de pradera y pasto en la cima de una meseta, sintió nervios previos a la carrera que no había experimentado en meses.

“Tengo mariposas en la panza, lo que fue muy agradable de tener”, dijo Bruce, un corredor profesional de Hoka en el norte de Arizona. “Cuando no tenemos la oportunidad de correr, es muy difícil. Estás en esta jaula donde sólo quieres dejar salir todo la preparación y los entrenamientos en los que has puesto todo tu corazón”.

Bruce, la primera mujer en terminar para cualquiera de los equipos, dijo que era difícil imaginar la carrera de los corredores de Boulder mientras corría la pista. Pero los aficionados disfrutaron de la competición: más de 15.000 personas vieron los videos después de que se publicaron en Instagram.

Mirá también

Incluso para los atletas que no dependen del deporte para ganarse la vida, correr con amigos y competir en carreras era una parte constante y familiar de la vida que dejaron de tener, y están buscando formas de volver a conectarse.

Muchos de ellos usan Strava, una aplicación que permite a los corredores interactuar entre sí dando “felicitaciones” en el entrenamiento de un amigo. También pueden comparar los tiempos en segmentos específicos de una ruta de carrera y unirse a clubes y desafíos.

“Es el Instagram para los corredores”, dijo Kalea Chu, un corredor de segundo año de la Universidad de Kansas. “Es mantenerse al día con sus compañeros de equipo, para que puedan volver a estar juntos y estar en la misma página.” Ante la posibilidad de que no haya carreras en persona este otoño, los organizadores de las mismas también están utilizando la tecnología para motivar a los corredores. En junio, los Corredores de Caminos de Nueva York, la organización que organiza el Maratón Anual de la Ciudad de Nueva York, canceló el maratón de este otoño y puso una versión online.

El NYRR experimentó un aumento en el número de participantes de sus carreras virtuales para 2020. El grupo tuvo cerca de 22.000 finalistas en sus dos eventos de carreras virtuales este año, frente a los 15.000 de 2019. La organización también añadió dos nuevas competiciones virtuales esta primavera, cada una con más de 10.000 participantes.

Mirá también

Y el jueves, al menos 30 atletas, desplegados en siete pistas diferentes en tres continentes diferentes, entre ellos estrellas estadounidenses como Allyson Felix y Noah Lyles, competirán en los Juegos de la Inspiración, que incluyen cinco carreras virtuales de corta distancia y tres eventos de campo. Félix correrá solo en una pista de California mientras dos competidores corren contra ella simultáneamente a miles de kilómetros de distancia, sincronizados y cronometrados con tecnología de satélite.

Pero las carreras virtuales solo pueden mantener conformes a los profesionales por un tiempo limitado.

Emma Coburn, la campeona mundial de 3000 metros con obstáculos, medalla de bronce olímpica y plusmarquista estadounidense, pudo liberar parte de su energía acumulada con una carrera real en junio, cuando corrió una distancia de 1,6 kilómetros en 4 minutos y 32 segundos, rompiendo el récord del estado de Colorado en una carrera de atletismo en miniatura limitada a los miembros de su club de atletismo profesional.

“No podemos reemplazar nuestras necesidades competitivas por una carrera virtual”, dijo Coburn, añadiendo que ella piensa que las carreras virtuales han “abierto el mundo”, ya que corredores de diferentes países compiten entre sí.

© 2020 The New York Times

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *