Cocineros solidarios: en plena pandemia, les dan de comer a dos mil personas por semana



Todo empezó hace un mes y medio. Con su empresa de catering parada por la cuarentena​ obligatoria, Marcos Miguens y Cristián Menéndez decidieron reabrir su cocina en San Fernando y convocaron a cocineros de forma voluntaria con el objetivo de alimentar a personas que no pueden acceder a un plato de comida.

Al principio hacían ollas populares para la gente del barrio y difundían el proyecto en sus redes. Pero luego se asociaron con Convidarte, otra red solidaria que también nació en el contexto de esta crisis social agravada por el coronavirus​. 

El contacto con Convidarte (a través de la web convidarte.com.ar ya suman 5 mil voluntarios que cocinan en su casa y reparten viandas para alimentar a 6 mil personas por día) les sirvió para armar su propio proyecto contra el hambre en el país.

Hoy, ellos mismos reciben donaciones -económicas y de alimentos- y con ambas fuentes de recaudación logran elaborar unos 400 kilos de comida por día que alcanzan para alimentar a 2 mil personas por semana.

En San Fernando, un grupo de cocineros voluntarios les da de comer a 2 mil personas por semana.

Santiago Tapia Gómez (19) es uno de los 15 cocineros freelance que todas las semanas le pone el cuerpo a esta cruzada solidaria en plena pandemia (@santiagotapiagomez en Instagram). Cuenta que los lunes a primera hora van al Mercado Central -o al de Beccar- a comprar alimentos (arroz, verduras, carne picada) y desinfectan la cocina para dejarla lista.

Los martes y miércoles son los días de trabajo arduo: están unas nueve horas (“con barbijo y guantes”, aclara) haciendo guisos y locros en esta gran cocina ubicada en la guardería náutica de San Fernando.

Mirá también

Una vez terminada la jornada culinaria, los referentes de los comedores retiran las viandas -o las ollas- que van al Club Virreyes, al barrio Bajo Alsina, a la Capilla Nuestra Señora de la Esperanza y al barrio Villa Adalguiza, entre otros sitios carenciados y de bajos recursos.

“Al principio empezamos difundiendo la movida en nuestra redes y a conseguir donaciones privadas. Y hace dos o tres semanas que nos financiamos nosotros solos. Eso estuvo muy bueno porque la gente de Convidarte estaba un poco desbordada”, relata Tapia Gómez.

Son 15 cocineros que elaboran unos 400 kilos de comida por día.

“Hoy están súper agradecidos porque cuanto menos nos dan a nosotros, más cocinas y comedores pueden abrir en otro lado”, asegura. Y agrega que en una de las últimas entregas de comida, la red de distribución llegó en lancha a un comedor del Delta de Tigre. 

“Cada vez cocinamos más cantidad. Uno de los chicos que cocina consiguió que un club de rugby de la zona nos donara un caldero gigante. Así que ahora cocinamos más cantidad, más rápido, con música, de manera más distendida y más ecológico. Aparte todos laburamos en eventos con fuego y al aire libre”, explica. 

Santiago, que trabaja en el rubro gastronómico desde los 15 años, cuenta que desde chico colabora con organizaciones vecinales haciendo ollas populares en barrios de bajos recursos.

“La idea es aportar un granito de arena. Esta es una muy buena manera de dar una mano. Hay mucha gente que por su cuenta está haciendo algo solidario pero lo bueno de ser cocineros de eventos es que podemos hacer más cantidad en menos tiempo, y de mejor calidad”, asegura.

EMJ

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1