China hace una purga y reorganiza sus fuerzas de seguridad



En toda China, policías, jueces, fiscales y los temidos agentes de Seguridad Nacional han estado estudiando los métodos de Mao para las purgas políticas, absorbiéndolos como guía para una nueva campaña del Partido Comunista contra los sobornos, los abusos y la deslealtad en sus filas.

La campaña se perfila como una herramienta para que Xi Jinping, el líder del Partido Comunista, refuerce la disciplina interna mientras se prepara para una reorganización del liderazgo en dos años, así como para conflictos continuos con Estados Unidos y otros países.

A los funcionarios del aparato de la ley y el orden de China se les ha ordenado “clavar la espada” y “rasparle el veneno al hueso”, dejando a un lado las lealtades personales para exponer a colegas descarriados.

Los líderes han dicho que el modelo para este programa de “educación y rectificación” debe ser la campaña de Mao Zedong de los años 40, que afianzó su dominio sobre el partido.

El impulso del Partido Comunista de Mao Zedong es el modelo para un nuevo programa de “educación y rectificación” en China. Foto Noel Celis/Agencia France-Presse – Getty Images.

“Erradiquen a los miembros dañinos de la manada”, dijo en julio Chen Yixin, principal responsable de la campaña. “Erradiquen a los ‘embusteros’ que son desleales y deshonestos con el partido”.

Sesiones de movilización así han proliferado en toda China: en tribunales, jefaturas de Policía, administraciones carcelarias y el hermético ministerio de Seguridad Nacional, que controla a las principales fuerzas de espionaje y vigilancia civil del país.

Éstos y otras agencias de la ley y el orden son responsabilidad de la Comisión Central de Asuntos Políticos y Legales, un bastión del poder del partido, junto con el Ejército. Xi llama al mando del sistema de seguridad el “mango del cuchillo” del partido, un término amenazante tomado de Mao.

Las genuflexiones hacia Mao, que sigue siendo venerado por el Partido Comunista, reflejan el deseo de Xi de utilizar la campaña para ayudar a reforzar su poder y el del partido.

“Pongan en acción resueltamente la lealtad absoluta, la pureza absoluta y la confiabilidad absoluta”, dijo recientemente Zhao Kezhi, el Ministro de Seguridad Pública.

La campaña está programada para prolongarse hasta principios del 2022, cuando un congreso del Partido Comunista instalará un nuevo séquito de funcionarios centrales y, lo más probable, extenderá el tiempo de Xi en el poder.

En la primera semana de campaña, 21 funcionarios de los Sistemas Legales o de Seguridad Pública fueron investigados, anunciaron las autoridades.

Los investigadores revelaron recientemente que Gong Dao’an, el jefe de la Oficina de Seguridad Pública de Shanghai, había sido puesto bajo investigación, lo que lo convirtió en el funcionario policial de más importancia destituido del cargo desde que inició la campaña.

Otros funcionarios que han caído recientemente incluyen un ex jefe de prisiones en Mongolia Interior, región del norte de China; el jefe de Seguridad Pública de Jiangmen, ciudad del sur de China; y un ex funcionario de Seguridad Nacional en la provincia oriental de Jiangsu.

Las acusaciones específicas contra ellos no fueron reveladas.

Algunos analistas han visto esta campaña como un esfuerzo de Xi para expulsar a oponentes de otras facciones. Pero la amplitud de las acciones indica que Xi quiere reestructurar toda la jerarquía, dijo Christopher J. Carothers, becario de posdoctorado en la Universidad de Pennsylvania que estudia políticas anticorrupción en China.

“La visión de Xi de una sociedad altamente controlada exige un aparato fuerte para imponer ese control; la corrupción es una amenaza a eso”, dijo vía correo electrónico.

China ha salido de la crisis del coronavirus y su economía se está recuperando. Pero Xi y otros altos funcionarios reunidos en Beijing en julio advirtieron que “el entorno internacional de China se vuelve cada vez más complejo y la inestabilidad e incertidumbre claramente han aumentado”.

Citaron la noción de Mao de librar una “guerra prolongada” para inculcar esa advertencia.

A principios de este año, el partido estableció otro comité de políticas de vigilancia, llamado Grupo de Desarrollo Seguro de China, para intensificar los esfuerzos contra los disturbios y la delincuencia.

“Los próximos cinco años son una ventana de tiempo crucial para China”, señaló Deng Yuwen, ex editor chino de un periódico del Partido Comunista.

“En opinión de Xi Jinping, la campaña de rectificación en el sistema político-legal es para asegurar que ningún problema pueda convertirse en una grave crisis interna”.

© 2020 The New York Times Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2