China empieza a probar en humanos su vacuna contra el coronavirus



China dio otro paso más en la carrera mundial por la vacuna contra el coronavirus. Las autoridades de ese país aprobaron el inicio de las pruebas en humanos de su vacuna contra el Covid-19, cultivada dentro de células de insectos, según anunció este sábado el gobierno local de la ciudad de Chengdu. La información fue confirmada por la agencia Reuters.

El uso de células de insectos para cultivar proteínas para la vacuna contra el coronavirus, una novedad en China, podría acelerar la producción a gran escala, según dijo el gobierno de la ciudad de Chengdu en un aviso en las redes sociales WeChat.

La vacuna, desarrollada por el Hospital West China de la Universidad de Sichuan en Chengdu, recibió la aprobación de la Administración Nacional de Productos Médicos para empezar un ensayo clínico. Cuando se probó en monos, según reseña el comunicado, se demostró que la vacuna previene las infecciones por SARS-CoV-2 sin efectos secundarios.

China acelera los plazos para obtener su vacuna. Foto: DPA

Los científicos chinos también lideran las pruebas en, al menos, otra potencial vacuna. Se trataría de la desarrollada por una unidad del Grupo Farmacéutico Nacional de China (Sinopharm), cuyo costo podría alcanzar los 144 dólares por dos dosis.

Por otra parte, informa Reuters, China estaría administrando a grupos de alto riesgo las vacunas experimentales que se preparan en el gigante asiático contra el Covid-19. En concreto, hasta la actualidad, ninguna candidata a vacuna completó todo el calendario necesario para testar su validez.

China tiene lista una vacuna para comenzar las pruebas en humanos. Foto: AP

En palabras de ZhengZhongwei, miembro de la Comisión Nacional de Salud a la televisión pública, el objetivo es incrementar la inmunidad en grupos específicos incluyendo el personal sanitario o las personas que trabajan en los supermercados y los transportes. En este sentido, las autoridades chinas están abiertas a considerar ampliar el número de posibles receptores de estas vacunas experimentales.

Todo ello, en base a unas directrices que fueron aprobadas secretamente el pasado 24 de junio y que se hicieron públicas este sábado. De igual modo, Zheng aseguró que las futuras vacunas chinas tendrán un precio próximo a los costos de producción.

Habitualmente, el período para que una vacuna pueda estar disponible para su uso a nivel masivo es de, al menos, entre 12 y 18 meses, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aunque Pekín aceleró los procesos debido a la emergencia sanitaria y permitió que se lleven a cabo al mismo tiempo algunos estudios en diferentes fases.

Mirá también Mirá también

Fuente: Reuters

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *