Casarse en cuarentena: misión imposible para unas 5.500 parejas que no pudieron dar el sí



Alrededor de 5.500 parejas tuvieron que postergar sus planes de casamiento durante la cuarentena. Es la cantidad de matrimonios promedio que se registran a lo largo de cinco meses en la Ciudad de Buenos Aires. Desde el día en que entró en vigencia el decreto de necesidad de urgencia del Ejecutivo Nacional, aquel lejano 20 de marzo, sólo pasaron por el registro civil 99 parejas.

En plena cuarentena, los casamientos quedaron reducidos a dos casos excepcionales: sólo pueden contraer matrimonio aquellas parejas que puedan demostrar un contrato laboral en el extranjero, es decir que sin la libreta roja, perderían esa oportunidad de trabajo. La otra excepción son los matrimonios “in extremis”, que son quienes se casan para asegurarle a su pareja el cobro de la pensión. Sucede mientras uno de los integrantes de la pareja atraviesa una enfermedad o antes de que muera, por eso el término, que hace referencia a la voz latina “en el último momento”.

Ahora la Ciudad estudia la posibilidad de llevar a cabo “casamientos a distancia” para parejas cuyos integrantes estén separados por la pandemia, viviendo uno en un país y otro en Argentina. La idea es poder resolver a través de la tecnología esta situación que sorprendió a muchas parejas. En los próximos días quedará oficializada la información en la que actualmente trabaja el Registro Civil, que depende del Ministerio de Gobierno porteño. También se piensa en usar la modalidad de casamientos en lugares emblemáticos para volver a realizar enlaces. Por ejemplo, funcionarían espacios abiertos como el Rosedal o el Jardín Botánico.

“Hemos atendido dos consultas sobre la posibilidad de contraer matrimonio entre personas que se encuentran en distintos países, puntualmente son casos de parejas a quienes la pandemia los encontró separados. En estos momentos estamos terminando los detalles para poder casar a ambas y que puedan cumplir su sueño”, contó un funcionario del área. 

Una de las parejas es la de Laura e Iñaki. Ella está en Argentina y él, en España. Los planes eran los siguientes: Iñaki viajaba en junio a Buenos Aires para visitar a la familia de Laura y organizar y ayudarla en la mudanza a España. Ya tenían pautados dos casamientos: uno ahora en España y otro en febrero de 2021, en Buenos Aires. Pero todo quedó en stand by. Hace siete meses que no se ven. “Teníamos el proyecto de formar una familia, quiero ir a reencontrarme con él, pasar las vacaciones juntos, tener mi vida como cualquier pareja del mundo”, dijo Laura, angustiada.

El otro caso es el de una pareja de investigadores. Ella italiana y él argentino. También hace siete meses que no se ven, y ya postergaron varias veces las fechas de los pasajes. Antes de la cuarentena, por las características de sus trabajos, viajaban de manera permanente. “Estos meses de separación nos han traido mucha inestabilidad emocional y familiar. También incertidumbre laboral. Hemos intentado conseguir excepciones en las cancillerías de ambos países, pero la mayor traba que tenemos es que no podemos demostrar con un documento legal que somos una pareja, una familia”, contó el investigador. 

Ambos casos llegaron hasta el Registro Civil a través de un mail y el Gobierno porteño aseguró a Clarín que están trabajando para ayudar a estas parejas. Por otra parte, entienden que es probable que otras personas estén transitando por la misma situación y que a partir de estos casos, puedan canalizar una solución.

El Rosedal de Palermo fu escenario de los “casamientos en lugares emblemáticos” de la Ciudad. Podrián vovler a usarlo para que las parejas puedan casarse otra vez.

En la Ciudad es posible casarse en las sedes comunales y en el Registro Civil de calle Uruguay. Además, en lugares emblemáticos de Buenos Aires; en El Parque de la Ciudad, la Glorieta de Barrancas de Belgrano, el Jardín Japonés, el club GEBA o la Usina del Arte, entre otros 30 sitios. E incluso se puede realizar el trámite en domicilios privados; por supuesto se pagan. Hasta antes de la cuarentena costaba $10.200.

Como en la moda, el turismo y la cocina, los casamientos también tienen su temporada alta y baja. En promedio se casan, por mes, entre 900 y 1.000 parejas. Pero de septiembre a diciembre, los casamientos trepan hasta los 1.200. Baja la demanda entre enero y febrero y vuelve a subir en marzo, hasta Semana Santa.

Estos números incluyen también a las uniones civiles; en comparación, son un número muy menor, entre 35 y 50 por mes.

Más allá de las dificultades que tienen para casarse las personas que hoy están viviendo en diferentes países debido a la pandemia, hay otras parejas que también vieron modificados sus planes.

Pablo y Natalia son pareja y después de 7 años de convivencia, habían decidido casarse el 15 de julio: “Cuando arrancó la cuarentena, nadie podía imaginarse que iba a extenderse tanto en el tiempo. Entonces pensamos que quizá se iba a atrasar unos meses. En todo este tiempo pasamos por muchos estados de ánimo. Pero lo más importante es que de la bronca inicial, pasamos a la acción y decidimos cambiar todos los planes”, contó Pablo. Así es que desactivaron el proyecto de casamiento y fiesta y decidieron construir una piscina en la casa en donde viven.

Ambos tienen hijos de matrimonios anteriores, todos adolescentes. Los planes de vacaciones entraron en un cono de incertidumbres, así que la piscina seguramente será una buena decisión. “Estábamos decididos a casarnos y mi pareja estaba muy ilusionada. Pero creo que nos pasa lo que a muchas otras personas, estamos atravesando esta cuarentena y la pandemia como podemos y con muchos cambios. Después de tantos años juntos, lo que no cambia es lo que sentimos el uno por el otro. Quizás, además de la piscina queda algo de dinero para comprar un scooter, que es un viejo sueño mío”, avisa Pablo.

Los últimos años han sido de grandes cambios respecto al matrimonio, particularmente en la Ciudad. Entre 1990 y 2019, la edad promedio de las personas que se casan subió seis años. Ahora ronda los 34 años. Y la cantidad de casamientos bajó de manera determinante: a comienzos de los 90 había 7,4 matrimonios cada mil personas, mientras que en 2018, esa tasa se redujo hasta 3,6 por mil, menos de la mitad. En 1990 hubo 22 mil casamientos y 12.400 en 2009. Y bajaron hasta los 10.893 durante 2018. De ellos, 10.374 fueron parejas heterosexuales y 519, conformadas por personas del mismo sexo: 321 entre varones y 198 entre mujeres. 

Mirá también Mirá también

SC

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2