Barcelona denuncia que fueron falsificadas cientos de firmas y pide frenar la moción de censura



Mientras el equipo parece empezar a encontrar tranquilidad de la mano de Ronald Koeman y tras superar el temblor que generó la salida frustrada de Lionel Messi, el panorama fuera de la cancha está cada vez más tenso en Barcelona.

La Junta Directiva, a través de sus servicios jurídicos, presentó este miércoles ante la Guardia Civil una denuncia por falsificación de firmas para paralizar la moción de censura. 

Desde el club alertaron por posibles irregularidades en las firmas presentadas, concretamente apuntan a 300 que consideran de dudosa autenticidad y estarían vinculadas a una denuncia anterior por carnets truchos que se utilizaban para reventa de entradas.

En el escrito del club a la Guardia Civil, revelado por el diario por La Vanguardia, afirman que “se han detectado evidencias de la posible perpetración de ilícitos de carácter penal que, por su trascendencia, escapan al ámbito de la Mesa. Por ese motivo ponemos en conocimiento de la Unidad de Policía Judicial para su investigación y esclarecimiento”.

La denuncia del oficialismo encabezado por el presidente Josep Maria Bartomeu llegó horas después de que Jordi Farre, precandidato a presidente del club e impulsor del voto de censura, confirmara que se habían validado las 16.521 firmas necesarias para impulsar la moción de censura y que los socios podrían participar de un referéndum para lograr la destitución de Bartomeu.

El presidente del club, Josep Maria Bartomeu, contra las cuerdas. Foto: EFE

En este escenario, el vicepresidente primero del Barcelona, Jordi Cardoner, afirmó que la Junta Directiva apoya a Bartomeu a quien ve “bien y fuerte” pese a que la moción de censura.

“Ha demostrado que está en el frente, en los momentos más complicados lo está aún con más fuerza. Y esta Junta está al lado de su presidente, la salud de esta Junta está bien”, aseguró Cardoner en rueda de prensa.

Eso sí, reconoció que el presidente “aceptó que hay motivos” para que haya 19 mil socios que estén dispuestos a avalar esta moción de censura. “Pero esta Junta también valora que hay 90 mil que no lo han hecho. Esto forma parte de las normas de juego de este club”, matizó.

“El esfuerzo de los promotores ha conseguido mover a un número de gente importante, sin partidos, pero también hay que tener en cuenta a la otra parte que no ha votado”, recalcó.

En cuanto a esta votación de la moción de censura, que tendrá lugar una vez la Mesa finalice el recuento de firmas, entre 10 y 20 días a partir de entonces, cree que será posible llevarla a cabo pero la Junta Directiva primero pretende contar con el aval de la Secretaría General del Deporte y del Departamento de Salud para desarrollar los comicios. 

“Este proceso se validará de la mano de la administración. La votación se podrá celebrar, pero con condiciones y seguridad de salud. Los próximas pasos a seguir se contrastarán con la Secretaría de Deportes y con Salud, se pactarán los tempos y se comunicará lo que se decida”, explicó Cardoner.

La moción de censura es un proceso ya conocido en el club. Se intentaron emprender cinco mociones de censura previamente, aunque hasta el momento sólo dos habían pasado el corte de las firmas y avanzaron al referéndum, tal como sucederá en esta oportunidad.

La primera fue en 1998, liderada por el ‘Elefant Blau’ de Joan Laporta contra el presidente Josep Lluis Núñez, y en 2008, impulsado por Oriol Giralt contra Joan Laporta.

Hay un dato que podría tranquilizar a Bartomeu: ninguno de los dos plebiscitos prosperó ya que no alcanzaron el 66 por ciento de de los votos para hacer efectiva la destitución de una Junta Directiva. Más allá de esta posibilidad de una dimisión prematura, siguen en pie las elecciones presidenciales para marzo de 2021.

Mirá también Mirá también

JCH.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1