Balance de una noche de elecciones en EE.UU.: Trump saca ventaja pero una victoria de Biden aún es posible



Era el escenario que muchos temían: una elección muy ajustada, sin todavía un ganador pero con alguien que cantó victoria, un conteo demorado, denuncias de fraude y una incipiente batalla judicial en Estados Unidos.

Como en 2016, Donald Trump volvió a demoler los pronósticos de las encuestas –que lo daban perdedor por el voto popular por un 7,7% frente a Joe Biden y 2,8% en estados clave— y ganó en lugares fundamentales que aparecían en principio muy disputados como Florida y Ohio. Biden daba la sorpresa y ganaba Arizona.

Todavía no había definición en otros distritos cruciales como Georgia (16 votos electorales), Michigan (16), Wisconsin (10) y Pennsylvania (20), donde el recuento de los votos por correo se demoraba, pero Trump llevaba ventaja.

En Pennsylvania, por ejemplo, se pueden seguir recibiendo votos que lleguen por carta hasta dentro de 3 días, con sello del 3 de noviembre. Se estima que el sufragio anticipado, generalmente de grandes ciudades y de gente más cuidadosa de contagiarse de coronavirus en un centro de votación, es de mayoría demócrata.

Un ejemplo es Wisconsin donde la ventaja de Trump repentinamente en la mañana de este miércoles viró hacia Biden. Horas antes, el demócrata perdía allí por varios puntos.

Pasadas la 1.30 de la mañana en Washington (2.30 en Argentina), Biden salió a pedir paciencia y dijo que pensaba que ganaría los estados en disputa. Una hora después, Trump se presentó en la Casa Blanca al son de una marcha triunfal y se declaró vencedor.

Denunció un “gran fraude”. Y adelantó que recurrirá a la Corte para frenar la aparición de votos en la madrugada que puedan dar vuelta la elección en favor de Biden. No está claro a qué se refería porque no hubo denuncias de irregularidades, solo criticó a las cadenas de TV que no anunciaban que él había ganado.

Igualmente, ya se sabía que tenían una brigada de abogados listos para iniciar acciones. A las 3 de la mañana ya caían mails en las casillas de correos de los simpatizantes pidiendo una contribución para “defender los resultados”.

La campaña de Biden calificó las palabras de Trump como “indignantes, sin precedentes e incorrectas” y dijeron que ellos también ya tenían prestos a sus abogados En realidad, sucedió lo que se había anticipado que Trump planeaba y que Clarín consignó en su edición del martes.

El asesor de Trump Jason Miller ya había dado signos de cómo iniciarían una batalla legal. “Muchos demócratas inteligentes creen que el presidente Trump irá adelante la noche de las elecciones…y luego intentarán robar la elección”, dijo. La estrategia, según reveló Axios en base a algunos asesores del mandatario, era que Trump se declarará ganador al principio (cuando aún no estuvieran contabilizados todos los votos por correo, presuntamente favorables a los demócratas) y en los días siguientes comience las denuncias por fraude.

Se sabe que a Trump no le gusta perder a nada. El objetivo final de esa maniobra sería, en caso de una derrota, no aparecer como vencido: no perdió, le robaron la elección. Parece increíble toda esta escenificación cuando tiene serias chances de ganar. Quizás sienta que el triunfo aún no es seguro. El camino de Biden parece mucho más empinado pero aún posible y confía en esos votos que son más de un millón en Pennsylvania, pero menos en Wisconsin y Michigan.

Finalmente, como se preveía, la definición estará en manos del “Rust belt”, el cinturón oxidado y desindustrializado que llevó al triunfo a Trump en 2016 por un puñado de votos. En una reciente recorrida de Clarín por esa zona pudo observar que el voto trumpista permanecía firme y que era casi imposible encontrar a alguien que hubiera votado por Trump y ahora lo hiciera por Biden. La esperanza demócrata era que más gente saliera a votar que hace cuatro años. Es difícil, pero ahora apuestan a que con esos votos que faltan contar puedan arañar la victoria.

Washington, corresponsal

ap

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *