Arranca el juicio a Luis Chocobar, el policía que mató a un ladrón, en un caso que dividió al país



El episodio duró un instante pero desató una polémica que lleva 2 años y 10 meses: ¿Chocobar actuó dentro de la ley o cometió un caso de gatillo fácil? Este viernes comenzará el debate en el que la Justicia dará una definición sobre el tema. El policía llega como acusado de matar a un ladrón.

El caso tiene cuatro protagonistas centrales: el fotógrafo estadounidense Joe Wolek (56), el ladrón Juan Pablo Kukoc (18), otro ladrón que en ese momento era menor y el agente de la Policía Local de Avellaneda, Luis Oscar Chocobar (33).

La mañana del 8 de diciembre de 2017, Wolek salió a caminar por el barrio de La Boca para sacar algunas fotos. En la esquina de Olavarría y Garibaldi dos ladrones lo atacaron. “Ellos aparecieron desde atrás y comenzaron a atacarme sin decir nada. Yo no sentí el dolor. Sólo golpes de puño en el pecho. Cuando vi el cuchillo les dije ‘stop, stop’, les dí la cámara y les pedí que se fueran”, contó el turista en una entrevista con Clarín en 2018.

En total le dieron 10 puñaladas, dos fueron en el corazón.

En ese momento, Chocobar, que vivía en la zona, salía de su casa para hacer horas adicionales en el Hospital Finochietto. “Me encuentro con dos personas que estaban lastimando a alguien y el griterío de la gente. Se escuchaba: “¡Lo están matando! ¡lo están matando!”, le dijo el policía a a este diario tres meses después del hecho.

El agente alcanzó a gritarles a los asaltantes, que escaparon. Wolek le hizo una seña a Chocobar y se desvaneció. El policía llamó al 911 y más personas se acercaron a asistir al turista.

Pablo Kukoc murió tras ser baleado por el policía Chocobar.

En una de las esquinas, un grupo de vecinos alcanzó a uno de los ladrones, Kukoc, y empezó un forcejeo. Chocobar fue hacia ellos y se identificó como policía. “Al ver que no hace nada, saco mi pistola reglamentaria, efectúo tres disparos al cielo para que sepa que tenía que desistir de lo que estaba haciendo porque podía llegar a matar a cualquiera de los tres que lo seguían”, contó.

La secuencia continuó con una persecución en la que, según el relato del agente, el ladrón lo iba “midiendo” y en una esquina quiso “abalanzarse” hacia él. “Entonces me tiro para atrás y efectúo los disparos hacia la persona pero siempre de la cintura para abajo”, relató. Kukoc cayó al piso con una herida de bala en un glúteo. La escena quedó grabada por cámaras de seguridad de la cuadra.

Wolek y Kukoc fueron trasladados al Hospital Argerich, los dos en estado crítico.

“Ese día llego y justo entra un paciente con varios orificios, estaba grave. No tenía pulso, el corazón latía muy bajo. No estaba sin vida, pero le quedaban minutos”, dijo aquella vez Yamil Ponce (41), el cardio cirujano que operó a la víctima. El turista estuvo internado 21 días hasta que fue dado de alta.

Joe Wolek junto a su esposa y el cirujano que lo salvó, Yamil Ponce, horas antes de viajar a Estados Unidos.

Kukoc murió cuatro días después del asalto a Wolek y de la persecución en la que recibió un disparo en un glúteo. A su cómplice, solamente identificado como “J”, de nacionalidad paraguaya y de 17 años en el momento del ataque, lo detuvieron cinco días después del hecho. Tenía antecedentes por otros robos.

La grieta también

El elemento que más ruido generó en esta historia fue la imputación de Chocobar. El policía estuvo preso 72 horas y dos meses después fue procesado por “homicidio agravado” por el juez de Menores N° 1, Enrique Velázquez. Además le trabó un embargo por 400 mil pesos. Ese sería el inicio de la segunda temporada de esta historia: la batalla judicial, marcada por la grieta política.

El entonces presidente Mauricio Macri recibió a Chocobar en la Casa Rosada y le dijo: “Estoy orgulloso que haya un policía como vos”. La ministra de Seguridad de ese momento, Patricia Bullrich, también manifestó su apoyo al policía siempre que pudo y habló de “cambiar esta doctrina de que el policía siempre era culpable”.

Eso significó que desde la oposición al Gobierno anterior se refirieran como “la doctrina Chocobar” a varios de los lineamientos políticos en materia de seguridad, especialmente al protocolo para el uso de armas de fuego que habilitaba a los agentes a disparar para impedir una fuga. Esa resolución fue derogada por el presidente Alberto Fernández en diciembre pasado.

Chocobar fue recibido por el entonces presidente Mauricio Macri.

Más de 30 testigos

En Tribunales la causa tuvo varias idas y vueltas. La defensa del policía primero intentó conseguir el sobreseimiento, pero la Cámara Nacional de Apelaciones solamente modificó la imputación de “homicidio agravado por exceso en la legítima defensa” a “homicidio agravado en exceso del cumplimiento del deber”. El caso llegó hasta la Corte que rechazó revisarlo.

Después los abogados de Chocobar buscaron que el oficial sea juzgado por separado y no junto al cómplice de Kukoc que llegaba acusado por el ataque al turista. Y el último intento fue para que el agente sea sometido a un juicio por jurados. El problema es que ese sistema, previsto por la Constitución, no está vigente en la Ciudad de Buenos Aires.

El juicio estaba previsto para iniciarse en febrero de este año, pero las últimas apelaciones, pedidos de ampliación de pericias y la cuarentena obligatoria por el coronavirus demoraron el proceso hasta este viernes. El último pedido de la defensa de Chocobar, integrada por el abogado Fernando Soto y el ex fiscal general adjunto porteño Luis Cevasco, fue poder defenderse de manera presencial y no por videoconferencia.

El Tribunal Oral de Menores N° 2 resolvió que las audiencias sean en un formato híbrido presencial para las partes que elijan asistir y virtual para los que prefieran hacerlo a la distancia. Uno de los que declarará por videollamada es Wolek, que este jueves difundió un video y subrayó que Chocobar “hizo lo correcto” y manifestó su esperanza de que los jueces “harán lo correcto”.

El turista es uno de los más de 30 testigos citados a declarar. La primera audiencia comenzará este viernes a las 11 en los Tribunales de Comodoro Py. Podría ser el final de una polémica que lleva casi tres años.

GL

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1