Argentina ante la crisis: “Me duelen los valores que se pierden día a día”



Como argentino, como jubilado, como padre de familia, como abuelo, como amigo, siento una gran impotencia de ver hacia dónde estamos yendo como sociedad en la Argentina. Hacia dónde se esta conduciendo a este maravilloso país, cuál es su rumbo.

Me duele la falta de respeto, me duele la indolencia, me duele la miseria de la mentira y la hipocresía, me duelen los valores que se pierden día a día, aquellos que son pilares fundamentales y, por su ausencia, somos cada vez más decadentes.

Damos una imagen impensada en el mundo. La falta de cultura bien entendida y la falta de una justicia sana, fuerte e independiente son la verdadera pandemia que nos conduce al abismo.

Tribunales de Comodoro Py. Foto: Juano Tesone.

Con este lamentable Estado obeso de inservibles, herido y diezmado siempre, debemos nosotros intentar, con toda nuestras fuerzas, sembrar otra vez la enseñanza desde el seno de la familia como punto de partida como era antes, la real, la sana, la confiable.

Ya no dudo de esta justicia tan ciega, sorda y muda que le sirve a nadie y administran nuestros impresentables políticos. Propongo, ante la incapacidad administrativa que demuestran y está a la vista, que comencemos rápido, casi de inmediato, con un recambio total, pues casi todo lo que hay en estas largas décadas, poco sirvió lamentablemente.

Entonces, y dolorosamente para los argentinos de bien que aquí estamos de pie, importemos justicia, importemos jueces y fiscales sanos, Importemos transparencia, importemos con ellos el respeto y la honestidad que nuestra justicia no luce, hace muchos y dolorosos años.

Los integrantes de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Foto: Andrés D’Elia.

Todo lo relacionado con capacidad y honradez para con la Justicia se consigue en otros países. Un ejemplo cercano es nuestro hermano Uruguay, y hay muchos más. Hagámoslo antes del abismo y por el bienestar de las próximas generaciones.

Si no lo sabemos hacer nosotros, seguro gente sana, honesta y criteriosa estará dispuesta a ayudar a esta Argentina enferma.

Antonio Britti

antoniobritti@yahoo.com.ar

Mirá también

OTRAS CARTAS

Voces reclamos y esperas de jubilados

La tapa del 28 de agosto de 1945, la primera edición de Clarín. Junto a los saludos, los lectores repasan su vida.

Saludo por aniversario I. Quiero hacer llegar a las autoridades de Clarín mis felicitaciones al cumplirse el 75 aniversario de su aparición. Aprovecho esta oportunidad para agradecer el haber hecho posible la expresión de mis inquietudes ciudadanas a través de la publicación de más de 300 cartas en la sección Cartas al País. 

Además, tuve el honor de haber merecido en 2014 la distinción de recibir el diploma que acredita mi autoría a una de “Las mejores cartas del año”. Resulta digno destacar que la calidad de la labor informativa de Clarín a lo largo de su vida editorial siempre ha propuesto una solución nacional a los problemas argentinos.

Un lema que respeta desde su fundación. Animándoles a perseverar en la noble tarea de informar a la opinión pública con habitual objetividad, les reitero las seguridades de mi reconocimiento y estima personal.

Víctor La Pietra

lapietrav-@hotmail.com

Saludo por aniversario II. Clarín nació el 28 de agosto de 1945 y yo el 23 de julio del mismo año. Son pocos días de diferencia. Desde que era chico fue el diario de mi padre y después fue el mío. Lo espero todos los domingos para leer la columna de Alejandro Borensztein y hacer la Claringrilla. 

En aquél entonces, en 1945, Alemania y Japón habían sido reducidos a ruinas por la Segunda Guerra Mundial y sus pueblos estaba prácticamente muertos de hambre. En ese momento Argentina era el pretendido granero del mundo y con un brillante porvenir. 

Luego de 75 años, Alemania y Japón son potencias mientras nosotros damos lástima. La diferencia hay que buscarla en los gobernantes, aquellos daban lo mejor por sus países, los de acá dieron lo máximo para enriquecerse. 

Llegando al fin de mis días, jamás estuve económicamente bien, viví siempre para trabajar, y para sacar a mis dos hijos adelante. Feliz cumple, Clarín. Si decimos que ambos cumplimos 0,75 de siglo, pareceremos menos viejitos.

Daniel Degreef

dd8246755@gmail.com

Saludo por aniversario III. Felicitaciones Clarín por un nuevo aniversario: el número 75. Escribo estas líneas en agradecimiento al diario y a todos los periodistas que componen la redacción.

Los mayores, las damas y los jóvenes que siguen escribiendo con valentía, defendiendo los valores más altos de la República, la democracia y la libertad de expresión. Se trata de una lucha interminable y laboriosa, pues los malos del gobierno de turno siguen tomando decisiones provocativas y arbitrarias. 

Vi crecer a Clarín (les recuerdo que también les escribí una carta al cumplir 70 años el diario) junto a mi padre inmigrante, un italiano, y cinco hermanos voceando El mundo y La Prensa. Más tarde apareció Clarín. 

Hoy, con 86 años, te sigo leyendo y sos un libro de cabecera. Gracias por tu compañía. Clarín es un toque de atención para la solución argentina de los problemas argentinos. Hoy más vigente que nunca.

Domingo Vigorito

daia.santini@gmail.com

Mirá también Mirá también

Fernanda Raverta, titular de la Anses. Foto: Guillermo Rodríguez Adami.

Estoy muy cansado de la atención que recibo de la Anses. Por eso me decido a escribir. No es a causa de la pandemia, esta situación viene desde hace varios años. La atención telefónica es en verdad desastrosa. He realizado un promedio de seis llamados diarios en diferentes horarios, durante meses, en medio de la pandemia y antes también. 

Todo por un simple cambio de domicilio de cobro, que pudiera hacerse vía Internet a esta altura de la civilización. No contestan, cortan las llamadas o las interrumpen. Pasa de todo. 

Es una vergüenza experimentar cómo nos maltratan a los jubilados que hemos trabajado toda la vida y aportado en este país. Y no hablo de esta nueva gestión, que espero mejoren las cosas, porque hay mucho para mejorar. Pero cortar las llamadas, no atender o darme información errónea cuando voy personalmente, como me ocurrió el año pasado, es una falta de respeto.

​Por favor, que las nuevas autoridades tomen cartas en el asunto y mejoren el servicio.

Daniel R. Fernández

danifernandezcoronado@gmail.com

Mirá también Mirá también

La cuarentena y el aislamiento obligatorio a causa del coronavirus afecta a todos, pero uno de los sectores más vulnerables es el que integran los adultos mayores. Foto: EFE/ Juan Ignacio Roncoroni.

Debo expresar mi malhumor en primera persona al verme afectado en mis libertades para visitar a mis hijos y nietos. Una de ellas tiene un año y medio y no tuve oportunidad de verla desde el 15 de marzo. 

En otro caso una nuera está transitando un embarazo que tampoco pude acompañar en virtud de las restricciones impuestas por un gobierno que se ha erigido en celador de sus gobernados.

No estoy de acuerdo con quienes niegan la existencia del virus y tampoco sus consecuencias, sí lo estoy con las medidas de profilaxis que todos conocemos.  

Por otra parte, lamento que los medios contribuyan involuntariamente a generar en las personas una angustia innecesaria, con bombardeo de noticias durante todo el día, incluso como fondo de un canal en el que desde hace cinco meses aparece el dibujo animado de un virus. 

Luego, para agregar más confusión, están los médicos estrellas mediáticos que confrontan y explican índices dudosos que solo ellos entienden. 

Creo que ya deben tomar cartas en el asunto abogados, psicólogos y psiquiatras. Hay que cuidar la salud mental.

Roberto Rubén Sánchez

sanchezroberto03@yahoo.com.ar

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2