Aborto: el poroteo de Cristina Kirchner indica que esta vez se aprueba en el Senado



La lógica política indica que si la Casa Rosada anunció que antes de fin de mes enviará al Congreso el proyecto para legalizar el aborto es porque ya tiene asegurados los votos tanto en Diputados como en el más espinoso Senado. ¿Será?

Cerca de Cristina Kirchner, presidenta del Senado, aseguraron que es así, que el poroteo previo les indica que esta vez la iniciativa sí se aprobará en la Cámara alta. Eso sí: no muestran el listado de cómo votaría cada senador ni detallan qué cantidad de votos tendrían garantizados.

“En Diputados están más holgados, pero en el Senado están los votos. Se lo tuvo en cuenta en el análisis antes de anunciar que se enviaba el proyecto”, detallaron cerca de Cristina. Y agregaron: “Es un proyecto muy trascendente como para perder”.

Cristina Kirchner preside una sesión del Senado. Foto Federico López Claro.

La bancada oficialista del Senado está dividida entre verdes y celestes. Del lado verde están, sobre todo, los representantes de La Cámpora y de las provincias patagónicas. Del celeste, los más identificados con las posiciones más tradicionales del peronismo y de las provincias del Norte.

En el sector celeste del bloque de Frente de Todos se destaca el formoseño José Mayans. Este martes estaba molesto con la decisión del Ejecutivo de enviar el proyecto. “No es oportuno tratarlo en este momento, hay otras prioridades sanitarias, como el coronavirus, el dengue, el cáncer, la diabetes… “, dijo a sus colaboradores.

Mayans tampoco estaba de acuerdo con que la iniciativa sea incluida en el temario de sesiones extraordinarias del Congreso, como anunció la secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra. “Es un tema para tratar en ordinarias, no en extraordinarias. No se puede hacer un debate exprés en un tema como el aborto”, despotricó en privado.

Pero más allá de la lectura que se desprende de la decisión de enviar ahora el texto y de lo que dicen cerca de CFK y en La Cámpora de que están los votos, hay otro dato a tener en cuenta: algunos senadores celestes ya admiten que es posible que los verdes estén en ventaja.

“Tienen los votos o por lo menos están convencidos de que los tienen”, dijo un senador de la oposición que trabaja en contra del aborto.

Pero los celestes no están dispuestos a dar el brazo a torcer así nomás. “Vamos a trabajar para que no puedan construir mayoría en el Senado”, adelantó una legisladora que este martes recibió llamados de curas y pastores.

¿Podrán? Al final al frente de la iniciativa están Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Aunque en un tema como el aborto no existe la disciplina partidaria, les resultará muy complicado a los senadores oficialistas desafiar al Presidente y a la vice.

“Cuando el peronismo impulsa, impulsa. Y todos se encolumnan. Acá no vamos a ver el titubeo que mostró Mauricio Macri en 2018 con el tratamiento de la ley”, señala una senadora de La Cámpora.

En agosto de 2018, una mayoría antiabortista tapió el camino a la sanción de la ley, con 38 votos a favor y 31 en contra. En Diputados el resultado había sido opuesto: 129 a favor y 125 en contra.

En el oficialismo en Diputados dicen que los votos para darle media sanción a la ley estarían otra vez, aunque en la bancada del Frente de Todos relativizaron la versión: “Los votos estan cuando estan”, dijeron. Pero agregaron: “Vemos un poquito mas de verdes confesos que celestes”.

De un punteo que hizo Clarín de la actual composición del Senado surge cierta paridad: hoy por hoy los verdes sumarían 34 votos y los celestes 35. Los tres restantes son la neuquina Lucila Crexell, que se abstuvo en 2018, el santafesino Roberto Mirabella, que no suelta prenda de cómo votará, y el tucumano José Alperovich, que se encuentra de licencia y no votará.

En 2018 había votado en contra, con lo que ahora su ausencia significará un voto menos para los celestes.

José Mayans, presidente del bloque del Frente de Todos en el Senado.

Con Fernández empujando la ley, en el oficialismo del Senado se interpreta que Mirabella votará a favor. El senador es terminal del gobernador Omar Perotti y hará lo que el mandatario peronista muy cercano al Presidente le indique. Se especula con al menos otra eventual ausencia: la de Carlos Menem, que en 2018 votó en contra y ahora se encuentra con problemas de salud. Así, la balanza se empieza a inclinar para los verdes.

Una senador celeste admitía de hecho la posibilidad de que se apruebe la ley: “Es una discusión que terminará en la Corte”, apuntó.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *