5 tips para reducir el estrés y la ansiedad por la pandemia



La llegada del coronavirus a nuestras vidas forzó a nuestros hábitos a modificarse abruptamente, de un día para el otro. Como cualquier cambio brusco e inesperado que genera una situación de malestar generalizado provoca impacto en la salud mental y en el estado de ánimo. El confinamiento, el distanciamiento de amigos y seres queridos, y la inestabilidad laboral son solo algunas de las situaciones que atravesamos durante los últimos meses.

Esta situación pone a prueba toda nuestra fortaleza mental, y aunque existen personas que pueden estar llevando este momento de una mejor manera, los expertos vienen advirtiendo desde el inicio sobre el aumento de los síntomas de ansiedad, estrés y depresión en la población.

“Desde El Arte de Vivir buscamos crear una sociedad libre de estrés y de violencia, a través de la meditación y de técnicas de respiración, que son accesibles a todos, porque respirar es parte de la vida y es común a todos los seres vivos. Sólo tenemos que entrenarnos en una respiración consciente, que nos une como como humanos. También la clave para la reducción de la ansiedad, los miedos, la incertidumbre y la negatividad está en elevar el nivel de energía que es sensiblemente afectado por los pensamientos negativos”, afirma Beatriz Goyoaga, directora general para América Latina de El Arte de Vivir.

Goyoaga comparte cinco claves para reducir el estrés y la ansiedad que este contexto genera:

1. Alimentación Sana

Muchas personas canalizan sus emociones a través de los alimentos, ya sea porque piensan que la comida los sacará de la situación en la que se encuentran o porque creen que los ayudará a combatir las emociones negativas. Esta “alimentación emocional” lleva a consumir productos que no solo son dañinos para nuestro organismo, sino que nos generan un malestar físico que repercute en nuestro estado de ánimo.

Para evitar esto, es recomendable reducir al máximo la ingesta de azúcares y harinas refinadas y aumentar el consumo de alimentos frescos, la ingesta de agua (se le puede agregar limón o pepino), frutas y verduras. De esta manera, aumentará nuestra sensación de bienestar físico que colaborará a mejorar nuestro estado de ánimo.

Una buena alimentación también favorece el aumento de energía.

2. Meditación diaria para aumentar la energía

Meditar es relajarse. No se trata de concentrarnos en algo, sino dejar ir y traer quietud a la mente. La meditación lleva el patrón de ondas cerebrales a un estado que promueve el bienestar, donde la mente se vuelve fresca, sutil y agradable, limpiándose y calmando las emociones negativas.

Esta práctica disminuye la ansiedad, aumenta la creatividad y la sensación de felicidad, y nos permite ganar claridad y paz mental. Además, se estima que 20 minutos de meditación profunda equivalen a 3 horas de sueño.

3. Respiración consciente

Esta práctica ayuda a elevar nuestra energía. La respiración consciente trabaja sobre la raíz de las emociones como la depresión, la angustia y ansiedad. Tomarse entre 4 y 10 minutos para concientizar nuestra respiración, inhalando lentamente por nariz y exhalando por la boca ayuda a reducir el cortisol, hormona del estrés que incrementa con las preocupaciones, impactando positivamente en nuestro estado de ánimo.

Cada día, tomarse al menos entre 4 y 10 minutos para hacer consciente la respiración.

4. Actividad física

En muchos casos, la disminución de irrigación sanguínea al cerebro nos produce sensaciones negativas y malos pensamientos. Hacer actividad física regularmente mejora la autoestima y la sensación de bienestar, reduciendo los síntomas de depresión y ansiedad.

En este sentido, 20 minutos de ejercicio o de yoga en casa incrementan las endorfinas, hormonas que nos producen felicidad. La avanzada edad u otros atenuantes físicos no son una excusa, ya que actividades como caminar también producen este efecto.

Ejercicio físico y/o yoga incrementan el bienestar.

5. Ayudar a otros

¿Acaso no se sienten mejor después de ayudar a otra persona? Las acciones desinteresadas también cooperan para elevar la energía, generando esa sensación de placer que nos da en el cuerpo y en la mente.

Por eso, colaborar con aquellas personas que no están pasándola bien en este contexto es un excelente remedio para nuestros malos pensamientos. Preparar un plato de comida y compartirlo con alguien que lo necesite, hacerle las compras a algún vecino que esté incapacitado o donar objetos para personas que los necesitan también pueden producir un poderoso efecto positivo en nuestra mente.

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMAGESLOVER Photo Flip Day 1 CLip art of Flip Day 2