30 mil muertos por coronavirus en Argentina: las historias de las víctimas de la pandemia



Apenas cuatro días habían pasado desde que se conoció el primer caso positivo de coronavirus en la Argentina. La pandemia aún parecía un problema del hemisferio norte y hablar de una cuarentena que durara meses sonaba inverosímil. En este contexto, el 7 de marzo, murió Guillermo Abel Gómez en el Hospital Argerich. Fue la primera víctima fatal del Covid-19 en el país.

Este miércoles el listado de fallecidos superó los 30 mil. Detrás de ese número frío e impersonal, hay historias. Como la de Gómez, que tenía 64 años y una larga vida de militancia. Se contagió en Francia, aquel país en el que estuvo exiliado durante la última dictadura militar.

Guillermo y su esposa habían vuelto a la Argentina hace unos años. La hija de ambos quedó en París. En febrero viajaron para visitarla y conocer a su nieta. A poco de regresar, él empezó a tener síntomas.

Guillermo Abel Gómez se contagió coronavirus en Franciá y murió el 7 de marzo. Fue el primer caso fatal de Latinoamérica.

Sus allegados contaron a Clarín que tuvo picos de 40 grados de fiebre, que llamaron varias veces a la ambulancia, pero la asistencia. Un amigo lo cargó al hombro y lo llevó al Argerich en taxi, donde finalmente quedó internado. Tuvo neumonía. El sábado 7 a la mañana murió. Al atardecer, se confirmó la sospecha: tenía coronavirus.

Un dibujante reconocido

Con todo el país bajo la primera etapa extensión de la cuarentena, se conoció la muerte de Juan Giménez (76), uno de los dibujantes más importantes de Mendoza. Tenía 76 años y muchos lo recuerdan por sus destacadas historietas que se publicaban en revista Fierro durante los años 80.

El historietista Juan Giménez murió el 2 de abril en Mendoza.

Era el autor, por ejemplo, de las ilustraciones de obras de ciencia ficción como Estrella negra (1979) y La casta de los Metabarones (1992), dos de sus trabajos más populares y para los que había trabajado codo a codo con el guionista chileno Alejandro Jodorowsky: todas esas ficciones están ambientadas en mundos futuristas y post-apocalípticos

Falleció el 2 de abril, después de estar internado en terapia intensiva del Hospital Central. Vivía en España, donde se habría infectado antes de viajar a la Argentina. 

Dos muertes conectadas

Walter Oscar Montillo era el papá del ex jugador de San Lorenzo, Walter Montillo. Trabajaba como empleado judicial, vivía en Brandsen y murió la misma semana que su padre Oscar Montillo, de 91 años.

Walter Oscar Montillo padecía diabetes y obesidad mórbida. Murió el 7 de abril.

Padecía diabetes y obesidad mórbida, y el 8 de abril, un día después de su fallecimiento, se confirmó que tenía coronavirus.

Uno de los enfermeros que lo asistió, Silvio Cufré (47), también se contagió y murió. La clínica para que la trabajaba no le informó que había estado en contacto con pacientes infectados. Y él, sin saber, también contagió a sus seis hijos. La familia estuvo a punto de ser linchada: los acusaban de haber llevado el virus al barrio. Fue el primer trabajador de la salud muerto por Covid-19 en la Provincia.

Silvio Cufré (47), el enfermero que atendió al padre de Walter Montillo, murió en un hospital de Cañuelas.

Un ejemplo de lucha

Ramona Medina era referente del Barrio 31 de Retiro y activista de la organización La Garganta Poderosa. Los días previos a enfermarse había denunciado el corte de agua masivo que venían sufriendo en el asentamiento en plena pandemia, cuando era un elemento esencial para la prevención. Trabajaba limpiando en casas de familia, pero cuando empezó la cuarentena ya no pudo seguir yendo.

Ramona Medina era una referente del barrio 31. Denunció la falta de agua en plena pandemia, poco antes de infectarse. Foto: Télam

Vivía en la manzana 35, hacinada con otras siete personas de las cuales cinco dieron positivo. Entre ellas, sus dos hijas, Maia y Guadalupe. Ramona era insulinodependiente. El 17 de mayo murió. “La voy a recordar como una leona. Gritaba sus reclamos, luchaba por sus hijas y por el barrio”, aseguró Marcela, una de sus vecinas.

El zorzal Qom

A fines de mayo, cuando el país superaba las 500 muertes por la pandemia, falleció el músico Juan Rescio tras contagiarse coronavirus. Referente de la comunidad Qom, vivía en Chilillí, uno de los seis barrios de Gran Toba.

Juan Rescio era un referente de la comunidad Qom. Murió a fines de mayo, tras contagiarse coronavirus. Foto: Ministerio de Cultura de la Nación

En la década del 60 fue miembro fundador del Coro Toba Chelaalapí (Bandada de Zorzales en qom), declarado Patrimonio Cultural Viviente por la UNESCO. El Ministerio de Cultura de la Nación destacó que las generaciones que crecieron con su arte lo recordarán con afecto, como a un padre o un abuelo. Su nombre en qom es Kosorot, que significa “espíritu y sonido del monte”.

“Fue una excelente persona, un ser maravilloso que trabajó incansablemente para dar a conocer la música y la cultura del pueblo qom. Hoy dejó de sonar su canto para reunirse con los otros Zorzales”, lo despidió Claudio Largo, director del coro.

Un defensor de la salud pública

Miguel Duré tenía 53 años. Por 25 años había trabajado en la salud pública; incluso llegó a ser jefe de terapia intensiva del Hospital Perrando, en Resistencia, Chaco, el más importante de la provincia. La versión más firme era que se contagió coronavirus al intubar a una paciente.

Miguel Ángel Duré era jefe de terapia intensiva del hospital Perrando, de Chaco.

La muerte del médico en Chaco, el 18 de junio, desnudó la crítica situación en la que trabajaban los médicos en el sector público y disparó una serie de reclamos por la falta de insumos y elementos de protección personal. Y fue un motor para que haya mejoras salariales y en las condiciones laborales en la provincia, que estuvo entre las primeras castigadas por la pandemia. 

Duré fue despedido con honores por sus compañeros de trabajo, por la comunidad médica y por toda la sociedad chaqueña. Reconocen en él a un luchador por mejorar la salud pública de esa provincia.​

Un hombre del Ascenso

Una noticia llenó de dolor en la noche el 9 de julio al mundo del Ascenso: la muerte de Vicente Cristófano, reconocido entrenador de la categorías menores, a causa del Covid-19.

Vicente Cristófano, un referente dentro del mundo del Ascenso.

Cristófano fue el primer técnico argentino en fallecer por coronavirus. Su nombre tiene una fuerte vinculación con Brown de Adrogué, al que dirigió en distintas etapas.

Su mejor momento fue en el campeonato de Primera B 99/00, cuando fue campeón al derrotar a Berazategui en la cancha de Banfield. Ese equipo no obtuvo al ascenso porque ganar el certamen sólo daba derecho a un lugar en la semifinal de un Reducido.

Adiós a un pianista notable

El pianista y compositor Manolo Juárez, de 83 años, murió el 25 de julio en la Fundación Favaloro, donde llevaba poco más de un mes internado por diversos problemas de salud y coronavirus detectado el 3 de julio.

El pianista Manolo Juárez tenía 83 años. Murió en la Fundación Favaloro a fines de julio. (Foto: Juano Tessone)

El músico fue internado el 25 de junio. Los estudios que revelaron una dificultad cardíaca severa que requirió una intervención para colocarle un cardiodesfribilador; a los ocho días se le diagnosticó Covid, aunque asintomático, por lo que debió ser aislado. En sus últimos momentos pidió escuchar a Chopin mientras estaba acompañado de sus hijos Mora y Pablo.

Tras la muerte de Juárez, su hija escribió una carta pública exigiendo un trato más humanizado para los adultos mayores internados, ya que le impidieron ver a su padre durante un mes. “La pandemia no justifica el abandono”, reclamó. Y agregó: A mi papá lo fueron matando de a poco (…) Murió por un sistema que lo apagó, lo devastó y lo abandonó”.

Salió de alta y falleció

La enfermera María Mariángeli, de 43 años, fue la primera víctima del personal de la salud de Mar del Plata y su muerte causó gran conmoción. Había estado internada 20 días en el Hospital Privado de Comunidad (HPC), donde llegó a recibir asistencia mecánica respiratoria y superar un grave cuadro de salud en la unidad de terapia intensiva. El 27 de julio recibió el alta y pudo regresar a su casa, pero un día después falleció a causa de un paro cardiorrespiratorio.

María Mariángeli era enfermera y vivía en Mar del Plata. Murió tras una larga lucha contra la enfermedad.

Trabajaba en el Hospital Bernardo Houssay, que administra PAMI​ y a comienzos de julio se convirtió en uno de los principales focos de contagio de coronavirus en la ciudad, con ramificaciones hacía un geriátrico y una pesquera en los que hubo múltiples infectados.

Familiares, amigos y compañeros de trabajo la despidieron con una caravana de autos por las calles de la ciudad, exhibiendo globos blancos, homenaje sentido que culminó en el monumento al General San Martín con un “aplausazo”.

Dolor por la muerte de Viviana

Viviana Laura (37) trabajaba como enfermera en Mendoza. Murió de coronavirus el 25 de agosto. La despedida de sus compañeros de la clínica Santa Clara, de Godoy Cruz, se volvió viral. Lágrimas y aplausos en un cordón humano que rodeó el coche fúnebre que se llevó su cuerpo del mismo sitio, donde durante 7 años, ayudó a salvar vidas.

Viviana Laura, la enfermera que murió por coronavirus en Mendoza.

Con la llegada de la pandemia, Viviana fue ascendida a jefa de enfermería del Área Covid-19. En agosto había dado positivo, pero era asintomática. Una semana después, su salud empeoró y fue internada en terapia intensiva de la clínica donde trabajaba.

La dirección del hospital informó que la enfermera había padecido tuberculosis año atrás y la secuela de esa enfermedad posiblemente afectó su cuadro. Se habría contagiado debido a un cluster de personal de salud que se registró en la clínica a partir de un médico infectado.

Doce trabajadores de la salud han fallecido en Mendoza por la Covid-19. Excepto Viviana Laura, el resto de las muertes ocurrieron en septiembre: cinco enfermeras, dos enfermeros, dos médicos y tres administrativos, quienes se contagiaron en el periodo en que estuvieron cumpliendo sus tareas como sanitaristas.

Bachi, el cura de Villa Palito

Después de más de dos meses de internación y de una lucha desigual contra el coronavirus, el padre Basilicio “Bachi” Brítez falleció el 29 de agosto en la clínica San Camilo, en la Ciudad.

Tenía 52 años y desde un comienzo fue considerado como paciente de riesgo ya que padecía diabetes, presión alta y problemas en los riñones. En cuanto aparecieron los primeros síntomas, lo internaron. Por entonces reconoció que por su tarea diaria en el barrio Almafuerte, poniéndole el pecho a la pandemia entre los más postergados, quedó expuesto al virus.

El padre Basilicio “Bachi” Brítez murió tras contraer coronavirus a fines de agosto. Tenía 52 años.

El reconocido cura villero, quien desarrolló un importante trabajo religioso y comunitario en muchos barrios de La Matanza, principalmente en Villa Palito, dedicó su vida al acompañamiento, atención y contención en los sectores más postergados desde la parroquia San Roque y Compañeros Mártires del barrio Almafuerte.

Despedida en el Obelisco

El mismo día que Bachi murió Juan Lobel, el primer médico del SAME que fue víctima de la pandemia. Tenía 47 años y cuatros hijos.

Juan Lobel fue el primer médico del SAME que falleció por la pandemia de coronavirus. Foto Télam

El domingo 30, sus compañeros hicieron un emotivo homenaje en el Obelisco. Con un gran despliegue de ambulancias del Sistema de Atención Médica de Emergencias y un helicóptero sobrevolando la Plaza de la República, los médicos hicieron sonar las sirenas cerca del mediodía a puro aplausos y emoción.

Tras la muerte de Lobel, hubo un emotivo homenaje en el Obelisco. Foto EFE

“Es un día difícil para nosotros. Venimos a despedir a un compañero y amigo. Espero que Dios lo tenga en el cielo; era un buen tipo que nos va a seguir acompañando”, dijo el titular del SAME, Alberto Crescenti, durante la despedida.

Una familia arrasada

En los primeros días de septiembre, comenzó a desencadenarse la tragedia familiar de los Ávila. En sólo 20 días, la pandemia se llevó la vida de cuatro de sus integrantes. Eran los padres, un tío y la abuela de Sasha, que con sus 18 años hizo un video que se viralizó en el que denunció las falencias en la atención de los sectores vulnerables.

Sasha Ávila Levandosky perdió a su mamá, su papá, un tío y su abuela por el coronavirus. En la foto, con su mamá, Mabel.

Sasha vive en Ingeniero Budge, Lomas de Zamora, con sus hermanas de 19 y 16 años y con su hermano de 12. Ahí mismo vivían con ellos Javier y Mabel hasta que tuvieron que internarlos por complicaciones asociadas a sus casos de coronavirus: nunca volvieron. Su papá murió en una Unidad de Pronta Atención de Villa Fiorito y su mamá en la clínica Avellaneda Medical Center.

“Nosotros estamos destrozados con todo esto que pasó. Jamás imaginamos que nos pasaría una cosa así. Queremos que los responsables de sus muertes se hagan cargo. Y yo no responsabilizo ni a los médicos ni a las enfermeras, porque sabemos cómo trabajan: por un sueldo malo, más horas de las que deberían y sin recursos. Yo pude ver a mi papá, ya entubado, del otro lado de un cristal: vi cómo las enfermeras iban de una cama a la otra a las corridas, no daban abasto. Por eso creo que los responsables son los ministros que deciden no invertir en hospitales, que haya pocos médicos, que ganen mal, que no haya respiradores, que no todos puedan acceder al plasma”, contó Sasha a Clarín.

La muerte de “El Cobrita”

Conocido como “El Cobrita”, Julio Gómez (39) era sargento de la Policía de Neuquén y prestaba servicios en la Brigada de Investigaciones de Cutral Co. Se contagió a mediados de agosto y falleció el 21 de septiembre.

El sargento Julio Gómez falleció a causa del coronavirus en Cutral Co. Foto Cutral Co al Instante

Durante gran parte de ese tiempo permaneció internado. Aunque pocos días antes de su fallecimiento su hisopado ya dio negativo y presentó señales de mejoría que le permitieron hablar por teléfono con su familia, los pulmones del agente habían sido gravemente dañados por el virus.

El gobernador de la provincia, Omar Gutiérrez se despidió del policía en las redes. “Con profundo pesar, lamentamos el fallecimiento del sargento Julio Gómez, a causa del coronavirus. Una pérdida irremediable para la familia de nuestra Policia, que está al servicio de la población en la lucha contra esta pandemia. Un fuerte abrazo a sus seres queridos”, escribió el gobernador.

Se contagió embarazada y murió tras el parto

Mariela Romero (38) era una querida enfermera del hospital de Villa Regina, Río Negro. Transcurría la última etapa de su embarazo cuando contrajo coronavirus. También se contagió su marido, Fredy. El viernes 18 de setiembre fue sometida a una cesárea en este centro de salud y debió que pasar el posoperatorio en la guardia ante la falta de camas UTI.

Mariela Romero tenía 38 años, murió tras contagiarse coronavirus durante el embarazo. Foto Diario de Río Negro

Romero esperó varias horas hasta que estuvo disponible una, pero durante la jornada su cuadro empeoró y terminó derivada al hospital Francisco López Lima de General Roca, a 47 kilómetros de distancia.

La enfermera falleció el 23 de septiembre. Hacía 14 años que trabajaba en el hospital de Regina y llevaba unos meses realizando tareas en su hogar debido a su embarazo. Su hijo, Lucio, nació en buenas condiciones de salud y el hisopado le dio negativo.

El drama de los Cedrón

La familia Cedrón de Comodoro Rivadavia sufrió un duro golpe durante la pandemia: el padre y dos de sus hijas murieron en el lapso de una semana. Y un tercer hermano logró recuperarse pero estuvo grave, internado en terapia intensiva durante varios días.

El martes 22 de septiembre falleció Luisa de 50 años, después de estar diez días internada. Era inspectora de tránsito y además estaba vinculada al deporte: era una referente en el popular club Jorge Newbery donde se destacaba por su tarea solidaria.

Nicolás Cedrón murió de Covid-19 en Comodoro Rivadavia. Foto ADN Sur.

Una semana antes habían muerto su papá Nicolás y su hermana Graciela, ambos también por Covid-19. Su hermano Juan, ligado al Comodoro Rugby Club contrajo el virus y estuvo internado en la Unidad de Terapia Intensiva varios días y en estado delicado. Finalmente se pudo recuperar y fue dado de alta.

La familia Cedrón era muy conocida en la ciudad de Comodoro Rivadavia. Fue clave en la ayuda a varias familias durante el desastre climático que soportó Comodoro en abril de 2017 y que prácticamente destruyó la mitad de la ciudad.

Luisa Cedrón murió por Covid-19 en Comodoro Rivadavia. Foto El Patagónico.

Cuando se conoció que la familia estaba afectada por el virus hubo cadenas de oraciones y las redes sociales se llenaron de mensajes de aliento. Nunca se supo cómo se contagiaron.

El saxofonista del barrio

El saxofonista Claudio “Chocho” Contreras falleció el 8 de octubre a los 52 años. Estuvo a punto de ser trasladado a Buenos Aires en avión sanitario, pero consiguió acceder a una cama en la unidad de terapia intensiva en una clínica local.

Antes de contraer Covid-19, durante la pandemia, entretenía a sus vecinos del barrio Los Andes, en Mar del Plata, ejecutando desde su terraza un variado repertorio, entre blues y temas de los ’80 con su saxo alto. Conmovidos, al conocer su fallecimiento, sus vecinos y amigos llevaron adelante un “bocinazo” para aplaudirlo y acompañar a su familia.

Claudio “Chocho” Contreras murió a los 52 años tras contraer coronavirus.

Su compañero, el pianista y cantante Ariel Tales, lo despidió en las redes sociales: “Hoy me toca vivir uno de los días más tristes de mi vida. Se me fue un pedazo de alma junto con mi querido amigo Claudio el Chocho Contreras con quien compartí miles de cosas inolvidables durante más de doce años, desde trabajo, reuniones familiares (porque sin duda fue parte de mi familia) y tantas anécdotas juntos”.

Un cirujano reconocido

El 10 de octubre autoridades de la Clínica 25 de Mayo confirmaron el fallecimiento del médico cirujano Carlos Montangero, que tenía 79 años y permanecía internado en esas instalaciones luego de contraer coronavirus.

El médico cirujano Carlos Montangero tenía 79 años.

Montangero fue un profesional reconocido en Mar del Plata por su larga trayectoria en el medio, distinguido por sus colegas mientras prestó servicios en la ciudad como especialista en cirugía.

Había contraído Covid-19 y permaneció internado en la misma clínica donde atendía. En redes sociales, el directorio, el cuerpo profesional y el personal de la Clínica 25 de Mayo lo despidieron con una publicación que lleva una cinta negra en señal de luto y el dibujo de un estetoscopio, símbolo inconfundible de la profesión ejerció hasta su jubilación.

El policía que se contagió en servicio

Nicolás Villafaena tenía 47 años. Trabajaba hacía 20 en la Policía de Chubut donde se desempañaba en el área administrativa de la Brigada de Investigaciones. Tenía problemas cardíacos a tal punto que el año pasado había sufrido un infarto del que logró recuperarse en parte. El 18 de octubre fue internado porque dio positivo de Covid-19. Se contagió junto a varios de sus compañeros que contrajeron el virus durante los operativos de control que realizaban en las rutas.

Dos días después de su internación, Nicolás falleció. A los problemas coronarios que ya padecía se le sumaron los del coronavirus y su corazón no resistió.

Nicolás Villafaena era policía, y se contagió en un control que realizó en la ruta. También trabajaba como DJ.

Estaba a cargo de sus dos hijos tras separarse de su esposa. Era muy conocido en Rawson, porque cuando su trabajo en la policía se lo permitía animaba fiestas como DJ. Se lo podía ver en cumpleaños y reuniones de estudiantes. Fue despedido con una guardia de honor que realizó la División Motos de la fuerza. 

“Era un muchacho muy activo, buen compañero. Le gustaba jugar al rugby (como consecuencia de ello tuvo un problema en un brazo) y amaba a sus hijos a quienes tenía viviendo con él”, le contaron a Clarín compañeros de la policía que compartieron largas horas de trabajo durante varios años.

Un “capitán” en la pandemia

Walter Frías es considerado uno de los héroes de la lucha contra el Covid-19 en Santiago del Estero. Fue el primer médico santiagueño que falleció por el virus. Se había contagiado en un geriátrico que dirigía, en donde también había 4 internos con el virus.

El impacto que tuvo en la sociedad santiagueña, fue brutal, tanto que se hicieron cadenas de oración por su salud y también para pedir la donación de plasma. En poco más de 40 días, su salud se deterioró tanto que ni los esfuerzos de sus colegas fueron suficientes para salvarle la vida.

El doctor Walter Frías murió en Santiago del Estero tras contagiarse coronavirus y permanecer un mes y medio internado.

​Frías era médico del Hospital Regional de Santiago del Estero (el más grande de la provincia) y estuvo internado en un sanatorio privado por más de 45 días.

Había dedicado su vida a la medicina y se desempeñaba como jefe de la Sala 4 del Hospital Regional. El sábado 24 de octubre, cuando se conoció su fallecimiento, sus compañeros de sala dijeron que habían “perdido a nuestro capitán”.

Una abuela joven que se fue demasiado pronto

“Hermana, te vamos a extrañar muchísimo. Nos dejaste con el corazón destrozado”, escribió Graciela para despedir a su hermana Adriana Ríos García.

La mujer, de 45 años, era empleada municipal de la Dirección de Tránsito de Santa Rosa, en La Pampa. Tuvo tres hijos y tres nietos, el más chico de sólo 20 días.

Adriana Ríos García tenia 45 años. Vivía en La Pampa. Murió por coronavirus el 26 de octubre.

Su hermana recordó a Adriana como una de las primeras tarjeteras de la capital pampeana, cuando en los años 90 se empezó a cobrar estacionamiento en el centro. Hace quince comenzó a padecer artritis. “Es algo que le deterioró su salud, pero siempre salió adelante”, dijo. Sus compañeros la recuerdan, en los últimos años, dando órdenes y poniendo una sonrisa en el engorroso trámite de sacar un carnet.

En los últimos días estuvo internada por su enfermedad. Y le apareció una infección. Allí le detectaron que se contagió de coronavirus, lo que empeoró su cuadro. Murió el lunes 26. Es uno de los últimos casos fatales que se hicieron públicos antes de que la Argentina llegara a los 30 mil muertos por la pandemia.

Colaboraron: Guillermo Villarreal, Carlos Guajardo, Roxana Badaloni, Julio Rodríguez y Gustavo Laurnagaray.

DD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *