Los chilenos votan en contra de los políticos tradicionales y exigen reformas sustanciales

Lunes 17 de mayo de 2021 – 09:55 UTC

Artículo completo 0 comentarios

 La coalición gobernante de Chile del presidente conservador Sebastián Piñera fue la mayor perdedora del fin de semana La coalición gobernante de Chile del presidente conservador Sebastián Piñera fue el mayor perdedor del fin de semana

Ninguno de los partidos políticos tradicionales de Chile ha logrado ganar al menos un tercio de los escaños en juego en las elecciones de este fin de semana pasado para nombrar una nueva Asamblea Constituyente que deberá redactar un nueva constitución para reemplazar la de 1980 heredada de la dictadura militar de Augusto Pinochet

La participación fue de alrededor del 37% de los 14,9 millones de votantes registrados, muy por debajo del 50,9% registrado en el plebiscito de octubre pasado

. La coalición gobernante de Chile del presidente conservador Sebastián Piñera fue el mayor perdedor de t El fin de semana, cuando una oposición de izquierda fragmentada tomó una mayoría considerable de los 155 escaños.

Según las proyecciones, encabezan la lista 46 convencionalistas independientes que se arrastraron al centro de atención con el levantamiento del 18 de octubre de 2019 contra la clase política tradicional y exigieron cambios radicales. La alianza Chile Vamos de Piñera obtuvo 38 escaños, seguida de Apruebo Dignidad (integrado por el Frente Amplio y el Partido Comunista), con 28 escaños; Lista del Apruebo (Socialistas, Pepedé, Demócrata Cristianos) 25; Grupos indígenas 17 y Partido Humanista 1.

Lo que comenzó como una protesta en 2019 contra un alza en el precio de un boleto del Metro de Santiago -y que se asemeja a la revuelta de Colombia por un proyecto de reforma tributaria que ya fue retirado del Parlamento- ha ha recorrido un largo camino para poner fin a los últimos vestigios de la dictadura de Pinochet.

El escrutinio aún continuaba la noche del domingo para gobernadores, alcaldes y concejales, profundizando el gobierno su derrota con la pérdida de alcaldías emblemáticas como Viña del Mar, donde la diputada y ex presentadora de televisión Andrea Molina seguía a Macarena Ripamonti, de 29 años, del Frente Amplio.

Mientras tanto, la ciudad capital de Santiago era un suspenso donde la comunista Iraci Hassler impugna la reelección de el experimentado alcalde Felipe Alessandri.

Contrariamente a lo que predijeron las encuestas y con un sistema de conteo proporcional que favorece a los partidos políticos más importantes sobre los más pequeños, los independientes lograron una u Un resultado sin precedentes y será la fuerza principal en la convención. Los candidatos independientes incluyen feministas, ambientalistas y otros grupos proclives a las reformas.

”Los independientes obtuvieron un gran resultado pero la mayor sorpresa es el colapso absoluto de la derecha que, a pesar de ir en una lista unificada, no logró sus objetivos ”, dijo la analista Julieta Suárez-Cao, citada por la agencia de noticias española EFE.

También entre los perdedores estuvo el opositor partido Concertación, que junto con la alianza de Piñera ha compartido el liderazgo de la política chilena en las últimas décadas. Así, ni la derecha ni la izquierda tradicional tendrán capacidad para controlar las decisiones de la Convención Constituyente.

Pero dado que la izquierda estará representada en la Convención, aunque no por sus políticos tradicionales sino por los nuevos actores de la política chilena. En cambio, el excanciller y candidato presidencial Heraldo Muñoz, del Partido Socialdemócrata por la Democracia (PPD) podría decir “Es un rechazo a la derecha”.

”Hay un cuestionamiento de la clase política, la gente quiere cambios, quiere nuevas ilusiones, quiere propuestas ”, añadió.

La ​​anterior Carta Magna, redactada durante la dictadura de Pinochet (1973-1990), es considerada como el origen de las desigualdades sociales en Chile. La reforma constitucional fue la forma que encontró el sistema político chileno para apaciguar las masivas manifestaciones que estallaron el 18 de octubre de 2019, dejando una treintena de muertos y daños millonarios en comercio y mobiliario público. Casi un mes después del inicio de esas protestas, cuando varios edificios ardían en Santiago, las fuerzas políticas anunciaron un acuerdo para convocar a un plebiscito para decidir sobre el cambio de Constitución, que finalmente se llevó a cabo el 25 de octubre de 2020.

Categorías: Política, Chile.
Etiquetas: Augusto Pinochet, Plebiscito de Chile, Asamblea Constituyente, Sebastián Piñera.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *