Los chilenos votan el domingo para enmendar una constitución que ha significado estabilidad pero también elitismo y privilegio

Sábado, 24 de octubre de 2020-08: 42 UTC

Artículo completo 0 comentarios

 Las encuestas de opinión sugieren una rotunda victoria de la campaña 'Aprobar' para una nueva carta magna, con alrededor de dos tercios de la Las encuestas de opinión apuntan a una contundente victoria de la campaña 'Aprobar' para una nueva carta magna, con alrededor de dos tercios de los votos.

Los chilenos acudirán a las urnas el domingo para votar si quieren canjear una constitución redactada durante la dictadura de Pinochet con un nuevo documento redactado por un cuerpo ciudadano especialmente elegido.

Las encuestas de opinión apuntan a un triunfo rotundo de la campaña 'Aprobar' para una nueva carta magna, con alrededor de dos tercios de los votos. [19659007] Una nueva constitución fue una demanda clave de los manifestantes involucrados en protestas sociales masivas a veces violentas que estallaron en octubre del año pasado por la desigualdad y el elitismo. Un acuerdo de referéndum entre partidos surgió de las protestas de diciembre.

Quienes se oponen a una nueva constitución argumentan que será un "salto al vacío" cambiar un documento que ha ayudado a convertir a Chile en uno de los mercados libres más estables de la región.

Quienes están a favor de reemplazar el texto existente dicen que ha privilegiado demasiado los intereses privados y segmenta el acceso a la salud, la educación y las pensiones por ingresos.

En Santiago cafés, en transporte público y en serie de mítines de los campos 'Aprobar' y 'Rechazar', el debate ha sido intenso.

Alejandro Werner, director del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional, dijo el jueves que el proceso podría presagiar "una nueva era para Chile" si el país pudiera mantener el crecimiento económico que lo ha convertido en un favorito de la región, al mismo tiempo que promueve una agenda de inclusión social fiscalmente responsable.

Cristóbal Bellolio, comentarista político que favorece un nuevo texto, dijo que aseguraría la “nación huellas digitales ”, en lugar de las de una pequeña élite, estaban en su libro de reglas. La preocupación, agregó, era que algunos podrían esperar que un nuevo borrador convierta a Chile en un estado benevolente de la noche a la mañana.

Los chilenos votaron para poner fin a la dictadura de 17 años de Augusto Pinochet en un plebiscito de 1988.

El actual La constitución fue redactada por el consejero cercano de Pinochet, Jaime Guzmán, en 1980 y ha sido modificada por sucesivos gobiernos para reducir el poder militar y ejecutivo.

El domingo, los votantes elegirán si aprobar o rechazar la redacción de una nueva constitución. También se les preguntará si un texto nuevo, que se votará en un segundo referéndum, debería ser redactado por una convención constitucional de ciudadanos especialmente elegidos o una convención mixta que incluya a legisladores.

Un aumento reciente en las protestas violentas y el nerviosismo por las grandes Las reuniones públicas en medio del coronavirus podrían frenar la participación. Todos los chilenos están registrados automáticamente para votar, pero la participación es voluntaria.

Se han implementado estrictas medidas de seguridad y sanidad en 2.715 colegios electorales en todo el país de 18 millones.

Víctor Pérez, ministro del Interior de Chile, dijo que la gente debería votar , a salvo sabiendo que su salud estaba protegida. “Este plebiscito es la forma que tienen los chilenos de resolver nuestras diferencias, cimentar nuestros lazos, determinar nuestro camino democrático y sobre todo condenar la violencia”, dijo.

Categorías: Economía, Política, Chile.
Etiquetas: Alejandro Werner, Augusto Pinochet, referéndum de Chile, FMI, encuestas de opinión.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *